8 de septiembre de 2011

-Asombroso Spider-man Presenta: Gata Negra y Jackpot de Jen Van Meter, Marc Guggenheim, Javier Pulido y Adriana Melo-


-Publicado Previamente en Zona Negativa-



“Ay, sabes que eres la única
mujer que me ha hecho caer”
 
                                           Introducción
 

En las últimas décadas Spider-man ha estado inmerso en una montaña rusa de cambios y acontecimientos, desde la marcha de J. M. Straczynski de The Amazing Spider-man el personaje ha vivido en una suerte de realidad paralela a la del resto del Universo Marvel que no ha producido pocos quebraderos de cabeza a los aficionados respecto a sus dudas con la continuidad regular de la serie. Este bypass, período de transición, interludio o como se tenga a bien llamar, ha sido publicitado y conocido con el nombre de Brand New Day, una de las más polémicas etapas de la historia del trepamuros que ahora llega a su final, abriéndose una nueva puerta cuyo mango parece tener bien asido Dan Slott como guionista oficial y en exclusiva de las aventuras de nuestro arácnido favorito. Por el camino queda un irregular batiburrillo de relatos de calidad e interés dispar, en el que han metido mano demasiados autores y artistas, asi como algún que otro editor alérgico al matrimonio, dando una perspectiva del personaje a medio camino entre su versión más clásica y una actualización postmoderna de su particular idiosincrasia que, después de cincuenta años, desde aquel lejano e histórico Amazing Fantasy #15 concebido por Stan Lee y Steve Ditko en 1962, sigue igual de vigente que el primer día. Volviendo a Brand New Day, esta etapa se ha caracterizado, entre otras cosas, por intentar aportar sangre fresca a la galería de villanos y de personajes secundarios de Spider-man, como es el caso de Anti-Venom, American Son, Mr. Negativo o Jackpot, y también por recuperar algunos “antiguos compañeros de viaje” que habían caído en el olvido como pueden ser Flash Thompson, Harry Osborn o La Gata Negra. Estos personajes han conseguido mantener un cierto status en el universo arácnido actual y han llegado a protagonizar historias y miniseries propias relatando sus aventuras y orígenes a través de la cabecera The Amazing Spider-man Presents de la que Panini Cómics ya publicó en su día, en la colección Héroes Marvel, un primer tomo que recopilaba las historias Hijo de América de Brian Reed y Phil Briones, narrando la caída en desgracia de Norman Osborn, y Anti-Venom de Zeb Wells y Paulo Siqueira con la continuación de los sucesos acaecidos en Nueve Maneras de Morir. El pasado mes de Julio llegaba el segundo volumen de este recopilatorio en el que tomaban la alternativa las féminas de la serie, por un lado Felicia Hardy, más conocida como La Gata Negra, con una historia a cargo de Jen Van Meter y Javier Pulido relacionada con la saga El Desafío y, por otro lado, Jackspot, la superheroina creada por Dan Slott y Phil Jimenez de la que ahora toman el testigo Marc Guggenheim y Adriana Melo para relatar su nueva génesis.


Asombroso Spider-man Presenta: Gata Negra

“No te preocupes, sé cuando es el momento de ignorar el trofeo y comerse los estúpidos cereales”


Desde su nacimiento en 1979, el personaje de Felicia Hardy ha tenido, salvo en contadas ocasiones y etapas, un tratamiento de eterna secundaria en las series arácnidas. Ladrona, divertida y de dudosa moralidad, la Gata Negra no ha superado la sombra de su referente felino más obvio: Catwoman. El personaje ha vuelto a cobrar cierta relevencia durante la etapa Brand New Day lo que le ha servido, al igual que a otros que han aparecido recientemente en la serie regular de Spider-man, para conseguir una miniserie propia enmarcada dentro del evento conocido como El Desafío. Esta nueva miniserie de la Gata Negra narra cómo en medio de los acontecimientos de la saga del trepamuros, Felicia Hardy tendrá que usar sus habilidades felinas, de las que ahora vuelve a servirse para alcanzar un ciertos intereses monetarios, al contrario de la vertiente altruista y superheroica que había adquirido en las últimas décadas, para salvar la vida de su madre que ha sido secuestrada por el clan de los Kravinoff. Con esta miniserie nos encontramos ante una obra entretenida aunque su ritmo puede resultar un poco pausado en momentos en las que no debería serlo, como en las escenas de acción, que no logran destacar sobre el resto de la trama.

Tampoco se puede decir que se haya explotado especialmente al personaje en cuestión, una Gata Negra a la que le falta la chispa de vitalidad que otros autores como Kevin Smith, Roger Stern o el propio Marv Wolfman han sabido darle a lo largo de su irregular carrera. Pero esto no es todo culpa exclusivamente del equipo creativo, formado por el guionista Jen Van Meter y el dibujante español Javier Pulido, que hacen lo posible con el escenario planteado, sobre todo teniendo en cuenta que después del “mefistazo” algunas relaciones personales han sido alteradas, trastocadas o directamente borradas de un plumazo para conseguir este enfoque más “juvenil” del superhéroe arácnido. En este caso, supone un paso atrás en la madurez que un personaje como la Gata Negra que había alcanzado en historias recientes como El mal que hacen los hombres del citado Kevin Smith, posiblemente y pese a sus defectos el mejor relato escrito hasta la fecha sobre la señorita Hardy. Por otro lado, el dibujo de Javier Pulido resulta agradable a la vista, pero tiene muy poca variedad a la hora de caracterizar a los personajes, como se puede apreciar en el hecho de que la hija de Kraven y Felicia sólo difieran en su peinado y el vestuario, o que notemos solamente la belleza de la segunda en que cierto guarda de seguridad se muestre “muy solicito” con ella. Nada que ver con las portadas de la miniserie a cargo de Amanda Conner que retratan muy bien el espíritu del personaje.



Asombroso Spider-man Presenta: Jackpot

“Me siento como una adicta que ha recaído. Una adicta reticente que se vio obligada a recaer. Por la culpa. No, no es cierto. Por el deber. Que me hizo sentir culpable."





 
“Comtempla de nuevo a Jackpot por primera vez”. De esta manera intenta vendernos el guionista Marc Guggenheim la nueva miniserie de Jackpot, un personaje creado por Dan Slott y Phil Jimenez en la historia titulada Spider-Man: Swing Shift, el que habría de ser el Free Comic Book Day 2007, que pronto acaparó la atención de los aficionados, no por su originalidad y atractivo, más bien por el juego de identidades y secretos en la que la habían envuelto los guionistas y que parecían apuntar en dirección a la ahora ex-esposa de Spider-man, la repudiada Mary Jane Watson. Durante su corta trayectoria poco ha podido aportar un personaje como Jackpot a la historia arácnida conocida hasta la fecha pero Marc Guggenheim, secundado a los lápices por la efectiva Adriana Melo, serían los encargados designados para narrar sus nuevas aventuras. En el relato Asombroso Spider-man Presenta: Jackpot encontraremos un resumen de los acontecimientos hasta el momento, cuando la Jackpot original, la investigadora científica Sara Ehnet, recupera su antigua identidad en memoria de Alana Johnson, la joven que había vestido las mallas después de ella y cuyo dramático final conoceríamos en el The Amazing Spider-man #31 incluido en la etapa Brand New Day. Pero en sus nuevas andanzas superheroicas Jackpot se cruzará en el camino con el supervillano conocido como Boomerang y las consecuencias serán fatales para ella convirtiendo su regreso en una continúa búsqueda de venganza en la que también se verán implicados Spider-man y el antiguo mafioso conocido como La Rosa. Esta miniserie de tres números resulta, sorprendentemente, una lectura agradable y entretenida protagonizada por un personaje falto de carisma plástico pero al que Marc Guggenheim intenta otorgar una cierta profundidad psicológica. En parte el guionista consigue el objetivo pero él mismo echa por tierra su trabajo cuando, con las piezas sobre la mesa, con las particularidades que podrían dar más juego a Jackpot como es su situación familiar, desaparecen de un plumazo y sólo queda un relato que se pierde en la mediocridad.

Esto se acaba confirmando en la siguiente miniserie del personaje, también incluida en el volumen editado por Panini Cómics, con una historia en tres partes recogida en la cabecera Web of Spiderman y en la que Marc Guggenheim colabora con la artista japonesa Sana Takeda cuyo trabajo resulta, probablemente, lo mejor de esta propuesta, aunque no destaque lo suficiente como para hacer repuntar al relato. Esta historia funciona como una secuela o epílogo a la anterior entrega intentando cerrar las tramas que habían quedado pendientes el ella y que se resuelven de manera apresurada para devolver a Jackpot de nuevo al punto de partida. Todo esto demuestra que Jackpot es un personaje limitado, “una superheroina del despartamento antidroga” que combate a narcotraficantes y mafiosos, como en los años ochenta lo fueron Capa y Puñal de la mano de Bill Mantlo o como lo ha sido en muchas etapas Punisher o el mismo Spider-man, pero sus relatos no tienen nada que los haga especiales, no apuestan por el género negro, como lo haría de la mano de Brian Michael Bendis, ni parten de premisas novedosas u originales, por lo que carecen de una ambientación y un tono que le beneficie y que sirvan para explotar o encontrar las virtudes y puntos fuertes de este personaje. Porque, si bien es cierto que no hay personaje malo sino buenos guionistas, también es cierto que hay personajes cuyo juego es más interesante que el de otros y son más agradecidos de abordar. El futuro dictará sentencia sobre Jackpot pero, por lo pronto, no parece osado afirmar que su caída en el olvido no ha hecho más que empezar.


1 comentario:

Arion dijo...

No he leído casi nada de Spider-Man últimamente.
Por cierto, he estado revisando tu blog, incluso te dejé un comentario en tu post sobre Kick Ass.

Saludos,

www.artbyarion.blogspot.com