4 de agosto de 2011

-Liar Game de Shinobu Kaitani-


-Publicado Previamente en Zona Negativa-

"Ser un "embustero" es una habilidad.Y la prueba se encuentra en esta sociedad.Ciertas personas pagarían una fortuna por tener a un "genio del embuste" a su lado"

Liar Game es un manga escrito y dibujado por el veterano Shinobu Kaitani, una serie abierta publicada por la editorial Shueisha en su revista magazine Weekly Young Jump llena de suspense e intriga que parece querer aprovecharse de la estela del éxito dejado por el Death Note de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata con el cual comparte alguna similitud y parecido aunque este acabe siendo un punto puramente anecdótico. La serie se empezó a serializar en Japón en 2005 contando con trece tomos recopilatorios a día de hoy, habiendo inspirado dos series de televisión dirigidas por Hiroaki Matsuyama y Ayako Taiboku así como una película live action de los mismos responsables que cierra las tramas abiertas en las citadas adaptaciones televisivas. El veterano autor Shinobu Kaitani, responsable de destacadas obras como Sommelier, One Outs y Reinouryokusha Odagiri Kyôko no Uso, todas ellas inéditas en nuestro país, debuto en 1991 en la industria del manga con Mou Hitori no Boku y esta le valió convertirse en el ganador del Premio Tezuka de ese mismo año. Con este curriculum en su haber, siendo Liar Game el trabajo más exitoso de Shinobu Kaitani hasta la fecha, Planeta DeAgostini licenció la obra en el año 2009 en nuestro país anunciando su cancelación después de sólo tres tomos editados “debido a las bajas ventas” y corriendo así la misma suerte que otras publicaciones recientes de la editorial española como el Team Medical Dragon de Taro Nogisaka y Akira Nagai y Cómo Matar al Dragón Tokio Tsumori y Eriko Kato. No obstante, Planeta DeAgostini parece haber dado marcha atrás y ha sorprendido a propios y extraños anunciando la publicación del cuarto tomo de la serie para este próximo mes de Agosto, con una correspondiente subida bastante sustancial de precio respecto a los tomos precedentes de la serie mientras, por otro lado, ha anunciado que los siguientes números de la colección “hay que contratarlos y tardarán más tiempo” en llegar por estas tierras. Esta incertidumbre sobre el destino de Liar Game y su errática publicación no será precisamente un aliciente para que los posibles lectores se acerquen a esta obra de Shinobu Kaitani que se presenta como uno de los últimos y más llamativos exponentes en su género de los últimos años.

Liar Game es un auténtico thriller psicológico, una obra enclavada en el género seinen aunque con una estructura propia del shonen manga, una propuesta que podría ser una estupenda diversión para los aficionados a las aventuras de misterio y suspense en la línea del Detective Conan de Gosho Aoyama, de historias que destacan por la presencia de organizaciones secretas que se mueven en las sombras con maquiavélicas y desconocidas intenciones como sucede en el Gantz de Hiroya Oku y en los mangas de Naoki Urasawa o, como ya comentábamos antes, para aquellos que sientan nostalgia del fenómeno que supuso hace tan sólo unos años la ya mencionada Death Note de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata. Liar Game presenta algunos puntos en común con estas obras aunque de forma algo residual ya que, hablando en términos generales y a nivel puramente comparativo, la serie de Shinobu Kaitani apuesta por un tono más realista y menos “grandilocuente”, o ambicioso, que el de estos referentes (Jordi Querol ya habló en Zona Negativa en más profundidad sobre las similitudes de Liar Game con otras obras recientes del manga en un artículo que podéis encontrar aquí). El argumento de Liar Game se inicia cuando la cándida e inocente Nao Kanzaki recibe por correo un paquete que contienen 100 millones de yenes y un mensaje sin remitente donde le explican que ha sido seleccionada para participar en el Liar Game Tournament, “un juego en el que solo una de cada 10.000 personas tiene el honor de participar” y del que ella ya no se puede retirar. La única regla del juego es conservar íntegramente el dinero entregado transcurridos treinta días y arrebatarle al mismo tiempo a su oponente sus 100 millones de yenes ya que el perdedor contraerá una deuda por ese mismo importe. Cuando Nao Kanzaki es embaucada por su adversario, su antiguo tutor de secundaria en quién había confiado ciegamente, no verá más alternativa que solicitar la ayuda de Sin´ichi Akiyama, el mayor estafador del país que acaba de salir de la cárcel después de haber pasado tres años en ella por haber conseguido llevar a la bancarrota al mayor grupo económico del país. Pronto Nao Kanzaki y Sin´ichi Akiyama descubrirán que sólo se encuentran ante la punta del iceberg, la prueba de acceso para alcanzar las sucesivas fases del juego en las que la tensión irá cada vez más en aumento y del que sólo el mayor mentiroso de todos podrá salir victorioso.

Estamos ante una obra que ciertamente ha pasado algo desapercibida fuera de Japón, una serie que destaca por su manejo del suspense y también por sus elaboradas tramas las cuales Shinobu Kaitani intenta perfilar desde una perspectiva lógica, realista y accesible para el lector, huyendo de retorcidos subterfugios y vueltas de tuerca excesivamente rimbombantes y pomposas aunque los giros inesperados y los golpes de efecto siguen presentes. Esto se consigue implicando al lector a través del mismo juego en el que los personajes protagonistas se ven inmersos y en el que se plantean misiones y problemas a superar sujetos a sus propias normas y reglas que no dejan excesivo margen a posibles deus ex machina aunque la revelación última siempre nos pillará por sorpresa y supondrá un nuevo cambio de status quo en el argumento. De esta manera, la intensidad de este thriller psicológico va subiendo de nivel en cada capítulo de Liar Game, destacando la caracterización de su personaje estrella Sin´ichi Akiyama y de algunos de sus adversarios de turno y no tanto el de la supuesta protagonista del relato, una Nao Kanzaki que sólo juega un papel narrativo y a veces simplemente decorativo cuya personalidad no dista mucho de la que podemos encontrar en algunas heroínas de algún shojo manga del montón aunque es presumible que en su caso se produzca una evolución lógica y paulatina a medida que avance los argumentos de la serie. Por otro lado, el dibujo de Shinobu Kaitani presenta un trazo plano y sencillo, con un uso predominante de ambientes minimalistas pero con un detallismo bastante solvente y perfilado de sus personajes que resulta muy expresivo aunque con una cierta tendencia a la caricaturización de las emociones más extremas de estos mismos. En resumen, en términos generales Liar Game es una obra superior a la media, con un planteamiento directo y sencillo pero lo suficientemente atractivo como para mantener nuestra atención, resultando adictiva en grandes dosis. Aunque en un principio puede costar entrar en la propuesta lanzada por Shinobu Kaitani, sobre todo si no dejamos a un lado comparaciones malintencionadas, finalmente no podremos resistir la tentación de seguir leyendo para descubrir las desventuras y confabulaciones de este grupo estafadores y mentirosos profesionales que pueblan Liar Game. ¡El juego te está esperando!