15 de julio de 2011

-Cyanide and Happiness de Kris Wilson, Rob DenBleyker, Matt Melvin y Dave McElfatrick-


-Publicado Previamente en Zona Negativa-

"Sr. Washington, usted solo esta posando para un cuadro. 
Puede ponerse su ropa"

Aunque el webcómic es un formato que permite acercarse a cualquier tipo de género lo cierto es que son las creaciones humorísticas o tiras cómicas el camino que deciden seguir muchos autores noveles y algunos más veteranos a la hora de experimentar con las posibilidades que ofrece este medio. Esto puede deberse al hecho de que el humor es un género que permite una mayor libertad a nivel gráfico más difícil de mantener en una obra de fantasía o ciencia ficción aunque hay igualmente muchos webcómics de corte humorístico que destacan también por su dibujo y apartado artístico como pueden ser opciones tan dispares como En Dosis Diarias de Alberto Montt, el Conejo Frustrado de Mike Bonales o Bunsen de Jorge Pinto. En Zona Negativa ya hemos reseñado algunos webcómics enmarcados y planteados desde su vertiente humorística como Las Crónicas PSN de Andrés Palomino o el citado En Dosis Diarias de Alberto Montt pero la variedad que podemos encontrar pululando por internet es mucho mayor y realmente cualquiera puede encontrar lo que busca con un poco de suerte y por muy retorcido que sea su sentido del humor. Teniendo todo esto en cuenta uno de los webcómics que actualmente tiene más éxito y presencia en las redes sociales es Cyanide and Happiness, traducido a más de veinte idiomas, entre ellos el castellano, y en el colaboran Kris Wilson, Rob DenBleyker, Matt Melvin y Dave McElfatrick. Este cuarteto se ha especializado con Cyanide and Happiness en un tipo de humor negro, cínico y satírico, apoyado en un dibujo simplista y esquemático, secundando la ley del mínimo esfuerzo, en la línea del popular El Bueno de Cuttlas de Eduardo Pelegrín, en el que ningún tema se encuentra a salvo de su irreverente y desmitificadora mirada, teniendo como resultado una obra no apta para todos los públicos.


Lo primero que debemos tener en cuenta de Cyanide and Happiness es que no estamos ante una obra heterogénea y cohesionada, sobre todo en relación a su apartado gráfico que podríamos calificar de coral pues, aunque la mayoría de tiras cómicas de este webcómic siguen un estilo más o menos marcado, tomando como referencia el trabajo de Kris Wilson, cada autor le acaba aportando su propio y personal enfoque. Esto provoca, por ejemplo, que el trabajo Kris Wilson, creador del concepto original de Cyanide and Happiness , pueda parecer más expresivo y atractivo a la vista que el dibujo de Rob DenBleyker que resulta más parco que el de su compañero. Esto también tiene cierta relevancia en los guiones y los gags de las diferentes tiras cómicas en los que colaboran los cuatro autores y que presentan visiones algo distintas entre sí pese a la intencionalidad que mantienen en común. Cyanide and Happiness , por otro lado, se sirve más de una vez de la ruptura del formato o de la vulneración de la cuarta pared y otros trucos metaficcionales, sus personajes evidencian en muchas tiras cómicas ser plenamente conscientes de haberse convertido en actores animados de un webcómic. Cyanide and Happiness , por encontrar alguna comparación posible, parece seguir la estela de la polémica serie de animación South Park creada por Trey Parker y Matt Stone con la que comparte su tono gamberro y cínico aunque sin el desarrollo de historias o personajes que encontramos en dicha serie estadounidense.


Por supuesto, las referencias a la cultura pop están presentes en Cyanide and Happiness , aunque tampoco son el sustento del webcómic, pese a la aparición, más o menos habitual, de celebridades de lo más variadas, actuales e históricas, como pueden ser Lindsay Lohan, George W. Bush, Steven Tyler, George Washington, The Beatles o Isabel II de Inglaterra, siempre con una especial presencia británica debido al origen de este webcómic que incluso ha llegado a protagonizar anuncios publicitarios en Gran Bretaña. En este país se ha publicado algún recopilatorio de tiras cómicas de este webcómic pero, por el momento, no ha sido una idea que se haya exportado a otras tierras por lo que la mejor manera de seguir disfrutando del desfasado humor de Cyanide and Happiness la encontraremos en internet. En resumen, Cyanide and Happiness es un webcómic que no deja indiferente, amante de la controversia y del humor punzante e incluso escatológico, lo que todo la vida se ha conocido como de mal gusto, aunque extrañamente y sorprendentemente agudo y lúcido en muchas ocasiones para ser una obra que nació como un simple entretenimiento para matar las horas muertas de Kris Wilson al verse este postrado en la cama a causa de una faringitis estreptocócica.