6 de abril de 2011

Cine Om -Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I-

Harry Potter y sus inseparables compañeros de aventuras tienen una misión tan importante como difícil, destruir los horrocruxes. Sólo así será posible acabar con el tenebroso reinado de Lord Voldemort. Harry, Hermione y Ron comienzan la búsqueda de estas oscuras reliquias que contienen pequeñas porciones del alma del Señor Tenebroso. La misión no estará exenta de tensiones entre los propios protagonistas, momentos de peligro y la muerte de grandes amigos y aliados. Por suerte, Dumbledore había previsto todo antes de su muerte dejando en testamento a los tres jóvenes magos la clave para superar tan difícil prueba. 
 
Los encargados de plasmar a la gran pantalla el último libro del joven mago inglés han decidido dividir la trama del libro en dos partes. El primer acto ya está en todas las salas de cine, pero él último y definitivo segundo acto se hará esperar unos cuantos meses más coincidiendo con los estrenos veraniegos del próximo año. La dirección vuelve a estar a cargo de David Yates, que ya se sentó en la silla de director en las dos últimas entregas de la saga. Su trabajo en esta ocasión es excelente. Lejos del desgaste que con el tiempo puede lastrar una saga con tantas entregas como ésta, Yates sabe infundir elementos que la revitalizan y que, sin hacerla incongruente en el conjunto de la saga, aportan profundidad y nuevos puntos de vista. Un gran acierto por parte del director es incluir elementos propios del thriller. Yates, además, combina sabiamente el drama y el misterio con la acción y humor. Como un buen director de orquesta sabe administrar los movimientos, juega con el tempo dosificando y organizando las escenas de un modo magistral en el que el tiempo pasa volando y casi no te das cuenta que has visto 140 minutos de metraje y aparecen de repente los créditos finales. 

Una mención especial se merece un pequeño corto de animación incluido en el propio film. Una pieza que no sólo sorprende por formar parte en el conjunto de la película sino por su calidad. Estas secuencias animadas han sido creadas por Ben Hibon y narran el Cuento de los tres hermanos haciendo uso de la infografía pero inspirándose en la ancestral técnica de las sombras chinescas. También hay que destacar la fotografía a cargo del portugués Eduardo Serra. Su trabajo es impresionante. Muestra un dominio de la luz, el color y la atmósfera apabullantes. Sabe imprimir un tono oscuro al metraje, muy acorde con la trama cada vez más tenebrosa que se desarrolla en la película. Pero al mismo tiempo nos deja sin aliento en lo planos generales y las grandes tomas panorámicas de unos impresionantes paisajes. 

Alexandre Desplant se encarga de dar vida a la música de esta última entrega. Lejos de verse ensombrecido por el legado de John Williams, logra una partitura intensa que se adapta a la perfección con las imágenes y la trama durante toda la película. El peso de las actuaciones recae casi íntegramente sobre Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint, que hacen un trabajo bastante correcto. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I, no defraudará a ningún seguidor de la saga cinematográfica y literaria del personaje creado por J.K. Rowling.

Ver también:
El Octavo Samurái

1 comentario:

Scotty dijo...

Hola! Alexandre Desplant es todo un lujo para cualquier película. Nada que envidiar a Willians. Su banda sonora a El escritor me parece memorable. La tengo, junto a otras, como fondo musical en mi blog.

Por cierto, el tuyo es estupendo...

Espero que que nos leamos a menudo...

Un cordial saludo.