4 de marzo de 2011

-Regreso al Laberinto de Jake T. Forbes y Chris Lie-

 -Publicado Previamente en Zona Negativa-


“Por increíbles peligros e innumerables fatigas me he abierto camino hasta el castillo más allá de la ciudad de los goblins para recuperar el niño que me has robado. Porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya, y mi reino igual de grande. No tienes poder sobre mí”
 

Dentro del Laberinto (Labyrinth), la famosa película de fantasía producida por George Lucas y convertida en un título de culto del cine contemporáneo, fue dirigida en 1986 por el célebre director, productor televisivo y marionetista Jim Henson, consiguiendo crear uno de esos clásicos infantiles, extrañamente adultos, que perviven en la mente de los espectadores durante generaciones. Después de más de dos décadas Dentro del Laberinto sigue siendo tan fresca y revisionable como el primer día. Motivo por el cual algunos seguidores aún siguen esperando con ansia una segunda parte, alentados por los continuos rumores y habladurías sin confirmar sobre el tema, pero con el fallecimiento de Jim Henson y con David Bowie y Jennifer Connelly más entrados en años cada día que pasa, tal esperanza parece actualmente inviable. Pero, así como ya ocurrió en el caso de Cristal Oscuro (The Dark Crystal), para calmar el hambre de lo más fieles seguidores por nuevas historias ambientadas en los mundos de fantasía creados por Jim Henson, la empresa Jim Henson Company, fundada por el director en 1958, y la editorial estadounidense Tokyopop, anunciaron en 2006 la publicación de una continuación en formato amerimanga de Dentro del Laberinto bajo el simple y publicitario título de Jim Henson´s Return to Labyrinth. Los padres de la obra en cuestión son Jake T. Forbes, periodista del periódico L.A. Times, editor y encargado de adaptar al inglés obras como Chobits, Fruits Basket o Priest; y el dibujante coreano Chris Lie que había trabajado hasta entonces en adaptaciones del estilo de G.I. Joe o Josie and the Pussycats. Las portadas, por otro lado, son obra de la japonesa Kouyu Shurei, ilustradora de novelas y creadora del manga Alichino distribuido por la propia Tokyopop en Estados Unidos, Canadá, y el Reino Unido. En nuestro país, coincidiendo con el 26º Salón Internacional del Cómic de Barcelona celebrado en 2008, Norma Editorial puso a la venta el primer tomo de la serie. ¿Quién se atreve, de nuevo, a afrontar increíbles peligros e innumerables fatigas para adentrarse una vez más en el laberinto del terrible Rey de los Goblins?
Sipnosis de Regreso Al Laberinto

Han pasado trece años desde los sucesos anteriormente descritos en Dentro del Laberinto, Toby es ya un adolescente, Sarah una adulta que ha perdido su espíritu soñador y Jareth, el Rey de los Goblins, es ya sólo un lejano recuerdo que ha quedado olvidado en un rincón de sus mentes. Pero Jareth es real y ha vuelto porque necesita que Toby sea su nuevo sucesor… ¡Y también tiene planes para su hermana! Aunque muchas cosas han cambiado desde la última vez que se encontraron, el antaño todopoderoso Rey de los Goblins no se encuentra en su mejor momento y se verá obligado a pedirle ayuda a una peligrosa hechicera poniendo en riesgo todo su fantástico reino e incluso su propia vida.

Crítica y Valoración Personal


Lo lógico era hacerse la pregunta. ¿Se podía continuar la historia que en 1986 Jim Henson nos narró en Dentro del Laberinto sin hacer el ridículo? Si interpretamos estrictamente dicha película desde el plano simbólico y metafórico, como una alegoría de la madurez, el despertar sexual y el abandono de los roles propios de la infancia, difícilmente. Por el contrario, si decidimos quedarnos con el mágico mundo de fantasía concebido por Jim Henson y con la historia de Jareth, el gran Rey de los Goblins, capaz de enamorarse de una chica humana y, a su peculiar estilo, intentar cortejarla, entonces sí, podemos concebir la posibilidad de nuevos relatos que completen lo ya conocido. Ahora bien, cuando se intenta seguir los pasos de un visionario como Jim Henson se corre el riesgo, bastante probable, de no quedar a la altura de las circunstancias y eso sucede con la presente obra. Dentro del Laberinto, aunque parezca de perogrullo, es un mundo lleno de magia y fantasía, pero en la secuela propuesta por Jake T. Forbes y Chris Lie, a pesar de situarse en ese mismo mundo, no lo parece. Falta algo, nos falta ese toque onírico, como extrapolado de un sueño, irreal, fantástico y lleno de kilos de purpurina. Estéticamente, el apartado gráfico de Regreso al Laberinto resulta mediocre, no siendo capaz de realizar lo que a priori pudiese parecer una tarea sencilla: representar en imágenes un universo ya conocido y llevarlo un paso más allá teniendo la ventaja de no cargar con las limitaciones que los efectos especiales de la época le imponían a Jim Henson, Brian Froud y su equipo. En otras palabras, Chris Lie no es capaz de realizar con sus lápices lo que Jim Henson si consiguió con sus marionetas y muchos litros de imaginación. La estética manga, además, no parece encajar con el espíritu de la creación de Jim Henson y sólo se entiende como una manera de atraer la atención sobre cierto sector de público. El Rey de los Goblins no tiene la fuerza ni la presencia en el dibujo de Chris Lie que David Bowie tiene en pantalla, a pesar de que el artista coreano intente copiar sin éxito sus rasgos; Sarah carece de la belleza de Jennifer Connelly y los goblins apenas se distinguen unos de otros. Si son rescatables, por otro lado, las portadas de Kouyu Shurei con un trazo y un dibujo, en general, mucho más atractivos que los de su compañero. 

Pero, dejando a un lado el dibujo de Chris Lie, el mayor problema de Regreso al Laberinto, en mi opinión y como ferviente admiradora de la película original, es de tipo argumental. Resulta un error el centrar su historia en el personaje de Toby, que en Dentro del Laberinto sólo era el mcguffin prescindible de la historia, y en algunos nuevos personajes creados para la ocasión, en vez de hacerlo en los verdaderos protagonistas del relato precedente: Jareth y Sarah. Dos personajes que siguen teniendo fuerza y que son los que el ocasional lector que se acerque a la obra esperará encontrar para satisfacer su curiosidad pero que, sin embargo, en Regreso al Laberinto quedan relegados, casi olvidados, en unas pocas páginas mientras otros personajes, a pesar de su falta de carisma e interés, se llevan las atenciones. Respecto a la película, además, se echa también en falta la presencia de otros personajes míticos creados por Jim Henson, como el entrañable y grande Ludo; mientras otros sorprende encontrarlos en una situación diferente a la que conocíamos anteriormente, como es el caso de Hoggle, lo cual no deja de ser, simplemente, curioso. Regreso al Laberinto es una oportunidad desperdiciada, una obra que se deja leer al mismo tiempo que resulta prescindible, distando mucho de ser una digna continuación de la obra de Jim Henson en que se basa y que, probablemente, sea motivo de disgusto y desilusión para muchos amantes de la obra que lo empezó todo. El trabajo de Jake T. Forbes y Chris Lie jugaba con el aliciente y la expectación que puede suponer para algunos una secuela de Dentro del Laberinto aunque sea en un formato diferente al de su nacimiento pero el balance no convence ni entusiasma. Al igual que ha ocurrido con numerosas novelas y cómics inspirados en auténticos fenómenos mediáticos como La Guerra de las Galaxias, Indiana Jones o Lara Croft, este Regreso al Laberinto es una obra sólo recomendable, independientemente de su calidad, para los auténticos fans de Dentro del Laberinto y Jim Henson. Es imprescindible, además, haber visionado la película de referencia para poder entender completamente la historia narrada en el cómic por lo que Regreso al Laberinto parece una propuesta destinada a un público muy concreto y determinado. Se debería pensar en esta obra como una especie de fanfiction oficial aunque, para ser justos, dentro del fandom hay cosas mucho mejores. Pero si, como yo, sois adictos al merchandising, habéis visionado mil veces la película, escuchado una y otra vez la banda sonora de Trevor Jones y David Bowie e incluso leído la novela de A.C.H. Smith (escrita a partir del guión de la película), los cómics son pocos, no muy caros, pequeños y no abultan demasiado. Eso sí, si queréis conocer el final tendréis que ser pacientes y esperar a que aparezca el cuarto y último tomo de la colección, ya que aunque Norma Editorial está siendo bastante rápida en publicar la serie, en Estados Unidos Tokyopop y sus autores se lo están tomando con bastante calma.
Ver también:
Historias de un Vecindario de Ai Yazawa

2 comentarios:

Baal Zak dijo...

Justamente vi la película la semana pasada y quedé impresionado. Y ahora al leer tu artículo, estoy buscando este comic con mayor motivo.

Mythos dijo...

Es una gran película Baal Zak, aunque el manga, como ya avisa Jezabel, poco tiene que ver con la película. Aunque, claro, como curiosidad puede estar entretenido.

Saludos