3 de marzo de 2011

-Lenore, La Hermosa Niña Muerta de Roman Dirge-

-Publicado Previamente en Zona Negativa-


Prefacio

“¡Llora ahora o nunca! Ahí la tienes: en el fondo de aquel lóbrego y rígido féretro yace tu amada Lenore. ¡Vamos! Que lean las exequias, ¡que entonen la oda funeraria! Un cántico para una difunta tan regia y que pereció tan joven. Un canto fúnebre para ella, que murió dos veces, por haber muerto tan joven…”

Lenore, La Hermosa Niña Muerta, el cómic de Roman Dirge que este parió en 1998, ha sido publicado con anterioridad por Norma Editorial dentro de su colección Made in Hell en tres tomos en formato rústica y en riguroso blanco y negro, a excepción del capítulo especial número doce incluido en el tercer volumen de la colección, donde Lenore y sus amigos hacían frente a su mayor aventura hasta la fecha. La editorial española ha decidido rescatar ahora esta obra en una reedición “de lujo”, en formato cartoné, remasterizada, como las películas clásicas, y a todo color, bajo el título de Lenore: Collejas, a mayor gloria de las aventuras de esta pequeña y encantadora niña rubia con un peculiar y curioso detalle: está muerta. Un detalle que para nada le impide ser la criatura más feliz y afable del mundo, con algún leve ataque homicida involuntario de vez en cuando, que se divierte jugando con sus particulares y extraños amigos y rechazando “amablemente y con saña” las proposiciones de amor de Mr. Gosh. No nos encontramos ante otro caso más de una prototípica chica gótica que nos cuenta sus penurias y mal de amores, cosa que tanto ha proliferado estos últimos años en el mundo de la literatura y del cómic, ni ante una simple imagen utilizada como reclamo publicitario para vendernos ropa, complementos o cualquier tipo de merchandising como es el caso de las famosas Ruby Gloom o Emily the Strange. Lenore es la primera, y no es una más.


 

Lenore, Roman Dirge y Alguna Cosa Más


De otras obras se podría hablar casi sin mencionar a su autor pero, cuando vamos a tratar sobre esta adorable rubita muerta es imposible no mencionar a su creador: Roman Dirge. Él mismo nos cuenta en el cómic que Lenore es el fruto de la combinación de su pasión por Edgar Allan Poe, en concreto por su poema de 1831 de título homónimo al su creación, unos martinis de la mañana anterior y un dibujo de su sobrina de tres años en un cuaderno olvidado. Creada en 1992 para rellenar un par de páginas de la revista Xenophobe, de la que apenas se publicaron seis números en su día, la pequeña niña fue olvidada hasta que no fue reclamada desde otra revista, Black Market Magazine, cuyo editor le pidió a Roman Dirge más aventuras de esta entrañable zombi. Había nacido una macabra y dulce estrella. Posteriormente, la editorial Slave Labor Graphics, que también había empezado a editar por entonces Johnny el Maníaco Homicida de Jhonen Vasquez, publicaría el primer recopilatorio del personaje. Lo demás es historia.

Roman Dirge se integra muchas veces como uno más de sus personajes en las tiras cómicas de Lenore, hablándonos directamente de sus vivencias en las páginas de su obra, en la que también hacen apariciones especiales otros amigos, familiares y compañeros suyos de profesión como la noruega Lise Myhre, la autora de Nemi, o el mencionado Jhonen Vasquez, amigo íntimo del autor con el que, entre otras cosas, colaboró en los guiones de la serie animada Invader Zim. Por lo tanto, ninguna biografía que se encuentre de Roman Dirge en el mercado será más curiosa y divertida que el anecdotario, ya sea en forma de tira cómica o de texto introductorio, que en Lenore podemos leer sobre él. Y aunque en esas páginas solamente se dedique a hablar de sí mismo hay que reconocer que en muchas ocasiones estas ocurrencias se leen incluso con más ganas que las páginas dedicadas a la niña muerta que protagoniza sus historias.

Pero la tierna Lenore y Roman Dirge tampoco son los únicos que se pasean por estas tiras cómicas, también suelen aparecer otros personajes que no tienen nada que ver con las peripecias de La Hermosa Niña Muerta ni las vivencias su creador, personajes de “usar y tirar” como el caníbal sin brazos ni piernas llamado Soylent Green -nombre que nos recuerda a la de la droga aparecida en película protagonizada por Charlton Heston y dirigida por Richard Fleischer en 1973 aquí traducida como Cuando El Destino Nos Alcance- o el Hombre Torcido. Esto se va a desarrollar más aún en otras obras de Roman Dirge como su trilogía de recopilatorios de cuentos e historias cortas formada por El Gato con la Cabeza Enorme, Algo Está Arañando la Ventana y Los Monstruos de mi Estómago que en nuestro país Norma Editorial recopiló en 2007 en un único tomo bajo el título de La Historia del Gato con la Cabeza Enorme y Otras Historias No Tan Buenas.

Desde sus orígenes hasta la actualidad, la calidad del dibujo de Roman Dirge ha ido mejorando y evolucionando considerablemente, aunque sin abandonar ese cierto toque Tim Burton, nada casual, que ha mantenido desde un principio. La práctica se nota y su dibujo se muestra cada vez más detallado y con un trazo más profesional (las primeras versiones de Lenore no parecen el mismo personaje que encontramos en sus últimos trabajos), e incluso se ha atrevido a jugar con el color, como podemos apreciar en la nueva edición de Norma Editorial.

Sobre Los Personajes



Lenore. Una niña de diez años, que lleva más de cien años siéndolo. Fue embalsamada viva por un error y repudiada por su familia pero ella, lejos de hacer ningún drama sobre ello, se dedica a jugar con sus amigos, organizar fiestas para tomar el té, entretenerse con los animalitos que encuentra por el bosque con habituales y dramáticas consecuencias para ellos, a disfrazarse y, en definitiva, a vivir las situaciones más “normales” que le puden suceder a una pequeña niña cuyo cerebro está siendo devorado por los gusanos.

Raggamuffin. Por un tiempo uno de las vampiros más sanguinarios y crueles del mundo. Después de comerse (sí, es un vampiro que se come a la gente, no sólo les sorbe la sangre, que no hay que desperdiciar) a la hermana de una bruja es maldecido por esta y convertido en un bonito peluche. Sólo una gota de sangre lo podía hacer volver a la vida. Pero Raggamuffin tiene la mala suerte de que, después de esperar casi un siglo a su resurreción, la gota de sangre que le devuelve a su no-vida pertenezca a la embalsamada Lenore por lo que, por desgracia para él, queda convertido en un peluche parlante y gruñon de forma indefinida.

Mr Gosh. Parece ser un títere de tamaño humano con botones en vez de ojos pero en realidad es una persona muerta con una bolsa en la cabeza. Mr. Gosh es la metáfora perfecta del dolor que produce el amor, sobretodo el no correspondido, pero aún más el que te puede infringir físicamente un ser querido. Este personaje se dedica a declararle su amor a Lenore insistentemente, una y otra vez, siendo en respuesta sistemáticamente asesinado por su amada de las formas más variadas y dolorosas. La respuesta no puede ser más clara.



Mugre. También conocido como Pooty Applewater. Cazarrecompensas infernal y esbirro oscuro del noveno círculo del Infierno contratado y enviado por el Señor del Inframundo al mundo exterior para devolver a Lenore a su reino. Pero una vez en la superficie Mugre descubre que aquel lugar es más divertido y huele mejor por lo que decide quedarse a vivir con su nueva amiga. Mugre es un pequeño homúnculo que parece llevar una regadera en vez de cabeza y que siempre carga con una horca. Pequeño pero peleón en un principio no tiene una buena impresión Raggamuffin, algo que resulta mutuo, pero acaban convirtiéndose en grandes amigos.

Taxidermy. Un hombre con la cabeza de un ciervo embalsamado, aunque según él su aspecto es la causa de una extraña enfermedad de la piel; vecino y amigo de Lenore es un habitual en los encuentros que esta organiza en su casa para tomar el té. Taxidermy trabaja, como no podía ser de otra manera, de taxidermista. Tiene una mascota muy particular llamada Malakai y suele acompañarle toda una tropa de amigos, sus particulares Reservoir Dogs, algunos de cuáles, al igual que él, llevan cabezas de animales disecados.

Otros variopintos y extravagantes personajes que encontraremos en las historias de Lenore, entre otros muchos, son La Bruja Fiambre, la agente infernal Ayay Pupa (Ouchie Boo-Boo en la versión original), El Monstruo de las Magdalenas, los gatitos muertos de Lenore, en especial el espíritu del número doce, Wicket Willowbean (primo de Mugre) o el terrible El Señor del Inframundo. Sin olvidarnos, claro está, de los zombis nazis.

Mi Opinión (Si Quieres Una Búscate La Tuya)

Lenore, La Hermosa Niña Muerta es un cómic sin grandes pretensiones pero sorprende agradablemente por la imaginación que despredende su autor y su capacidad para entretener. Lenore no es uno de esos cómics protagonizados por niñas tristes, cínicas y con problemas de autoestima que visten de oscuro, llevan siempre un cuchillo a mano y se dedican a proclamar lo asquerosas y desagradables que son sus vidas, nada más lejos de la realidad, en este caso la protagonista en cuestión es una tierna y dulce niña de diez años feliz de ser como es y cuya única preocupación en el mundo es divertirse y pasarlo bien. Monstruos horripilantes, gatitos muertos, zombis nazis, viejas que juegan a quitarte la nariz y acaban perdiendo la suya… Una cómic que tiene un poco de todo. Y, aunque pueda parecer lo contrario, no es una obra destinada exclusivamente al público femenino (algun@ acostumbrad@ sólo a leer shojo manga repudiaría a esta linda criatura) ni a una franja de edad determinada o reservada a los amantes del cómic underground. Lenore es una obra apta para todos los públicos. Humor ligeramente negro a veces, muy negro en otras, con un tono fresco, entrañable y ligero. Le doy mi completa aprobación, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que este amenazando a nadie que no opine como yo. No voy a ir en plan Jay y Bob el Silencioso Contraatacan, rastreando la IP de los disidentes para darles una paliza… que va. Ya me gustaría a mí saber rastrear IPs.

Ver también:
Lenore de Roman Dirge en Zona Negativa por David Fernández

3 comentarios:

S. Jerusalem dijo...

No soy mucho del rollo gótico/decadente estilo ilustración de Tim Burton, pero reconozco que Lenore me encantó. Roman Dirge me parece un buen guionista, aunque se le note que es de los que escribe sobre lo que le da la gana (incluso anécdotas suyas) y el humor tan negro que emplea me encanta.
Tras Lenore, publicó también una serie de animación llamada "Invasor Zim" que cancelaron en Nickelodeon por censura aun a pesar de que era una serie magnífica. No sé qué hará ahora, pero tras sus tomos de Lenore y el recopilatorio de historias "tributo" a Burton: "El Gato de la Cabeza Enorme" espero que saque algo nuevo dentro de poco.

Mythos dijo...

Es una pena que no se le preste más atención a este tipo de autores porque por lo que yo sé de Roman Dirge hay bastante material inédito en nuestro pais que me parece que a no ser que hagan alguna adaptación a la gran pantalla nunca las veremos por aquí...

Saludos

Pochi Blue dijo...

hola yo tambien tengo blog es carolina la divina



y.....te faltan muchos personajes como mr chippy,el monstro de las magdalenas.....etc