6 de marzo de 2011

Entre Viñetas -El Misterio de Tunguska y Nikola Tesla (I)-


"Como en el destello de un rayo. 
En un instante la verdad fue revelada" 


La historia de la humanidad esta plagada de misterios indescifrables, sucesos extraños e inexplicables que tal vez lo sigan siendo para siempre. No es algo propio de tiempos pasados pues incluso en la más reciente historia contemporánea podemos encontrar desconcertantes sucesos que aún hoy siguen sin haber sido resueltos o explicados. Uno de ellos, casi de tendencia paranormal, es el conocido como Evento de Tunguska. Nos tenemos que situar a principios del siglo XX, en el año1908, en una pequeña región rusa de la Siberia, en la citada Tunguska, donde tuvo lugar tal enigmático acontecimiento. En el mes de Junio de ese año se produjo en la zona una fuerte y potente explosión de origen desconocido similar a la generada por un arma termonuclear, de entorno a treinta megatones, y que afortunadamente afectó a un área despoblada del territorio. La explosión fue sentida a grandes distancias y detectada por numerosas estaciones sismográficas y barográficas del mundo debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo su deflagación. En Estados Unidos, los observatorios del Monte Wilson y el Astrofísico del Smithsonian, observaron una reducción en la transparencia atmosférica de varios meses de duración, en lo que se considera el primer indicio asociado a explosiones de tan alta potencia.

El suceso pasó algo desapercibido durante los años de la rusia zarista que no se mostró interesado en él, pero en el año 1921 la Academia Soviética de Ciencias envió una expedición a la zona dirigida por el reputado minerólogo Leonid Kulik que hallaría allí un área de devastación de entorno a 60 kilómetros de diámetro. En posteriores expediciones se realizaron fotografías aéreas de la zona descubriendo una estructura del área de devastación en forma de “alas de mariposa” que podría indicar la explosión de varios objetos. También se encontraron en la zona, años después, restos de microlitos cristalinos ricos en níquel e iridio y algunas pequeñas partículas de magnetita lo que podría avalar la teoría de que la explosión fue provocada por un objeto natural de origen extraterrestre. Recientemente, en el año 2007, una expedición italiana que viajó al lugar en 1999 aseguró haber encontrado un “cráter menor” asociado al suceso, de unos 50 metros de profundidad y 450 de diámetro, localizado en el lago Cheko del que curiosamente no se tiene conocimiento de sus existencia antes de 1908. Se han barajado numerosas hipótesis sobre el suceso, sin llegar a ninguna conclusión ni consenso entre la comunidad científica, aunque la mayoría se decanta por el impacto de un pequeño cometa en la zona.


Pero una de las teorías más curiosas, bastante popular en su momento, es la que relaciona el llamado como Evento de Tunguska con el hoy casi desconocido inventor, ingeniero mecánico y eléctrico de origen serbio Nikola Tesla. Una figura tan curiosa y enigmática como el propio suceso acontecido en 1908 pues Nikola Tesla resulta ser una de las grandes mentes de nuestro pasado siglo XX, con al menos 278 patentes atribuidas a su persona, entre ellas algunas tan importantes como el motor de corriente alterna, la bobina de dos filamentos, el sistema de distribución de corriente alterna polifásico, los elementos fundamentales de sistemas de comunicación inalámbrica (prioridad legal de la invención de la radio), el oscilador electrónico de radiofrecuencia, dispositivos de rayos X, aparatos para la generación de ozono, dispositivos para emisión de energía a larga distancia, aparatos de rayos de partículas ionizadas, dispositivos para descargas de alto voltaje, aparatos para protección de los rayos, la turbina sin aspas, aeronaves de despegue y aterrizaje vertical y un largo, muy largo etcétera. A todos los efectos se puede decir que Nikola Tesla fue, sin duda, el Leonardo da Vinci del pasado siglo XX.


Nikola Tesla llegó a trabajar a partir de 1882 para la Continental Edison Company, una de las empresas del más famoso y afortunado Thomas Alva Edison, diseñando mejoras para el equipo eléctrico ideado por este mientras concebía el motor de inducción e iniciaba el desarrollo de varios dispositivos que usaban el campo magnético rotativo. Nikola Tesla mejoró los diseños de los generadores de corriente continua de Thomas Alva Edison y le brindó varias patentes que el registró como propios aunque, posteriormente, éste se negó a subirle el sueldo y a pagarle los 50.000 dólares que le había prometido por su trabajo por lo que el inventor y científico serbio abandonó la compañia. Thomas Alva Edison propició entonces la invención de la silla eléctrica, que empleaba la corriente alterna desarrollada por Nikola Tesla, como una hábil maniobra para desprestigiar al inventor y favorecer así la comercialización de la corriente continua de la que él era impulsor. Nikola Tesla también tuvo un enfrentamiento con otro inventor de la época, Guglielmo Marconi, en relación a la invención de la radio pues el primero había desarrollado un dispositivo similar al menos 15 años antes que él. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó, seis meses después del fallecimiento de Nikola Tesla, que la patente relativa a la radio era legítimamente propiedad suya, reconociéndolo de forma legal como inventor de ésta, pero este hecho no trascendió a la opinión pública, que aún hoy sigue considerando a Guglielmo Marconi como su descubridor. No es de extrañar, pues, siendo una figura de tal calibre y trascendencia y con una personalidad tan llamativa, que algunas teorías apunten a Nikola Tesla como el causante de la explosión de Tunguska.


(Continuará)

Ver también:
Nikola Tesla: Un Científico Sabio
Nikola Tesla y el Evento de Tunguska en Pensamientos JFS
Artículo Sobre Nikola Tesla en Wikipedia 

4 comentarios:

Raúl Martin dijo...

Un artículo muy interesante. La verdad es que la figura de Tesla se está merecidamente reivindicando de un tiempo a esta parte. Además, Tesla parece el padrino de la subcultura con referencias en el cómic (Atomic Robo) o el cine (The Prestige).

Mythos dijo...

Sí, es parece Raúl; yo precisamente conocí a Nikola Tesla a partir de Atomic Robo e indagando algo más sobre él me impresionó mucho su historia y leyenda. En la segunda parte del artículo mencionamos precisamente sobre su presencia en el mundo del cómic y en el cine, cmo en The Prestige.

Saludos

El Octavo Samurái dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Octavo Samurái dijo...

Genial el artículo. Tesla fue una de las mentes clave del pasado siglo XX, pero curiosamente es uno de los personajes más desconocidos.