1 de julio de 2010

-Northlanders: La Cruz + El Martillo de Brian Wood y Ryan Kelly-


"No parece ser un hombre equivocado...
tanto como un hombre guiado por una causa"


El primer arco argumental de Northlanders, El Regreso de Sven, resultó una bocanada de aire fresco dentro de las últimas propuestas de la línea Vertigo de DC Comics, con una historia narrada con detalle y de forma efectiva por Brian Wood y plasmada por los espléndidos lápices del italiano Davide Gianfelice. Con La Cruz + El Martillo, segundo arco argumental autoconclusivo publicado por Planeta de Agostini que corresponde a los números #11-16 de la serie, Brian Wood intenta llevar su propuesta un paso más allá dejando la sutileza a un lado en sus comparaciones del "salvajismo" y decadencia de nuestro mundo contemporáneo, irónicamente inmerso en una espiral en constante cambio y evolución con cierta correspondencia a los tiempos vividos por las poblaciones vikingas en su ocaso a partir del siglo XI d.C. que finalmente resultarían en el conflicto y la aculturación hacia los roles cristianos del momento. La Cruz + El Martillo es, pues, un título bastante explícito al respecto, reflejando la dualidad que enfrentaba a la religión cristiana contra las tradiciones paganas vikingas. En este relato Brian Wood nos presenta de nuevo a un personaje marginal, un brutal y obsesivo Magnus acompañado por su hija Brigid, enfrentado en una eterna huida a las fuerzas de ocupación vikingas que se personifican en su cazador y "especialista forense" Lord Ragnar Ragnarsson, un enviado del rey Sigtrygg. Como telón de fondo de la anunciada tragedia tenemos la Irlanda del año 1014 d.C. durante la batalla de Clontarf que resultó la culminación del conflicto entre los reinos de Munster y Leinster por la soberanía del país.


En esta ocasión, con La Cruz + El Martillo, el guionista estadounidense Brian Wood realiza un trabajo más ligero donde las citadas referencias o intencionados anacronismos de carácter contemporáneo, especialmente marcados en el personaje de Lord Ragnar Ragnarsson, definido por un espíritu racionalista y científico que parece algo fuera de época, y el "final trampa" de la propia historia, resultan mucho más forzados que en El Regreso de Sven. Brian Wood crea todo un "thriller psicológico" de época donde la caracterización de personajes sigue siendo la tónica dominante aunque sin el atractivo del dibujo de Davide Gianfelice que vimos en el primer arco argumental de la serie. Aquí el dibujante elegido, que también ejerce como entintador, es Ryan Kelly, al que conocemos por sus trabajos en el sello Vertigo en series como Los Libros de Magia o Lucifer. Ryan Kelly cumple sin muchas excelencias, a pesar de un trazo que puede recordar al del citado Davide Gianfelice, con un dibujo desgarbado y parco aunque efectivo en el plano corto y con un destacado sentido de la acción que aquí se sobrepone a la épica presente en El regreso de Sven. El colorista, de nuevo Dave McCaig, sigue realizando un trabajo encomiable convirtiéndose en el nexo de unión entre El Regreso de Sven y La Cruz + El Martillo junto a Massimo Carnevale que sigue deslumbrándonos con sus magníficas portadas.

Como comentó José Torralba en Zona Negativa en su momento a propósito de La Cruz + El Martillo "la historia es más pequeña, de menos calado, sin tantas triangulaciones y con menos personajes; y la estructura, por consiguiente, es más simple" pero, a pesar de todo, "poderoso en su subtexto". Es aquí, quizá, donde descubrimos el verdadero tono de la serie ideada por Brian Wood que no pretende en ningún caso plasmar fielmente el reflejo de una época o convertirse en un cómic de corte histórico propiamente sino utilizar las historias humanas que en Northlanders se nos van presentando para realizar una reflexión sobre nuestro propio presente. A pesar de ello Brian Wood respeta muchos aspectos del bagaje de la época que trata relacionados con tradiciones, comportamientos, vestuario y algunos sucesos de trascendencia histórica esencial en las páginas de Northlanders pero fuerza, en ocasiones, la mentalidad y las situaciones extraordinarias a las que se ven sometidos sus protagonistas para conseguir sus objetivos creando en el camino fábulas y metáforas atemporales sobre la sociedad y los valores humanos y sobre el choque de civilizaciones que tanto ha marcado el devenir histórico. Esto puede resultar una decepción para aquellos que busquen una obra de género más clasicista y más apegada a la concepción tradicional que tenemos sobre las culturas antiguas por mucho que esta suela estar tan "adulterada" como la visión que Brian Wood nos propone.


También hemos de tener en cuenta que Northlanders se articula como una serie de relatos de diferente extensión y temática, dentro de la época que retrata en la que se utilizan ciertas ideas y temas recurrentes así con cierto sentido de la épica, que convierte cada arco argumental o historia en una reinterpretación del concepto de la serie al obligarse a sí misma a liberarse de una continuidad estricta y cambiando de protagonistas y de escenario en cada relato. Esa independencia argumental es un valor propio de la serie aunque también puede ser un punto débil ya que, por defecto y de forma inevitable, algunas historias y protagonistas conseguirán empatizar y llamar más nuestra atención que otras. La Cruz + El Martillo es una historia menos llamativa, más tópica desde el punto de vista actual debido a su narrativa tramposa, menos detallada y de menos repercusión pero suple con entusiasmo y ritmo esas carencias, resultando en un entretenimiento más liviano y manteniendo intactas las posibilidades de una serie que sin duda nos tiene preparados mejores momentos en futuras entregas. Para comprobarlo tendremos que esperar al mes de Agosto en que Planeta de Agostini publicará el tercer recopilatorio de Northlanders, Sangre En La Nieve, que incluirá una serie de relatos cortos ilustrados por diferentes artistas como son Dean Ormston, Vasilis Lolos o Danijel Zezelj a los que se suma el regreso de Davide Gianfelice en una historia que sirve de continuación a El Regreso de Sven titulada en esta ocasión Sven El Inmortal.


Artículos relacionados:
-Northlanders: El Regreso de Sven de Brian Wood y Davide Gianfelice-

Ver también:
-Northlanders: La Cruz + El Martillo en Zona Negativa
-

6 comentarios:

Jero dijo...

Después del primer tomo dudé mucho de si seguiría coleccionando esta serie. La vendían como una revolución en el sello Vertigo y a mí me pareció facilona y muy manida. Cuando vi en las tiendas "La cruz + El martillo" descubrí que no tenía ninguna prisa en saber si había juzgado "Northlanders" precipitadamente, y ahora tu reseña ha venido a darme la razón (en tanto que este segundo volumen te parece más liviano que el primero, y a mí el primero ya me pareció demasiado... liviano).

Hasta donde yo sé, Vertigo pasa por un mal momento: entre lo que compro y lamento haber comprado y las reseñas que veo en internet (de lo que no he leído), creo que podría estar en el punto más bajo (cualitativamente) de sus dos décadas de vida. Tan sólo la maravillosa "Scalped" y algunos proyectos esporádicos (tengo muchas ganas de leer "Joe the barbarian") mantienen mi fe en el sello que una vez fue estandarte del comic USA de calidad (aunque casi todos sus buenos guiones proviniesen de la Pérfida Albión; lo que son las cosas...)

Mythos dijo...

Northlanders puede ser muchas cosas pero una revolución dentro del sello Vertigo no me parece.. a no ser por la temática que es algo menos habitual. Para mi es una lectura entretenida, con cierto transfondo, y con personajes bien caracterizados (normalmente) pero creo que aún puede dar mucho de sí. Lo bueno que tiene son sus arcos argumentales que permiten contrastar opiniones y sino interesa pasar. Yo este segundo número no lo recomendaría especialmente, al menos para empezar la serie, pero la verdad es que el primero si me gusto bastante... aunque puede ser porque hacía tiempo que no leía algo de este tipo. Por eso quiero esperar a ver los siguientes números y ver definitivamente el punto medio de la serie que aún no hemos podido ver ya que su edición en tomos se esta haciendo de forma desordenada (aunque lógica) respecto a su orden de publicación en Estados Unidos.

En lo que dices de la línea Vertigo tienes razón... Al menos a mí no me llaman muchos títulos de su sello a pesar de ser una línea que siempre tengo en cuenta. Y de los últimos productos que probé dejando a un lado Northlanders, House of Mystery y Air, ninguno me han convencido plenamente. Y otras, aunque tienen muy buena prensa y crítica, como Scalped, no me llaman la atención debido a su temática.

Jero dijo...

Pues igual cae en saco roto mi recomendación pero no por ello voy a dejar de hacerla: "Scalped" es una de las dos mejores series que sigo ahora mismo (y entre manga, super-héroes y europeo sigo unas cuantas), sólo igualada (y quizás superada por cuestión de centímetros) por "Los muertos vivientes". Por eso te digo lo mismo que le diría a alguien que no siguiese la serie de Kirkman y Adlard por fobia a los zombis: es una serie imprescindible, más allá del género en que se encuadre. Y además, al igual que nuestra serie de zombis favorita, cada tomo parece ser mejor incluso que el anterior...

Mythos dijo...

No cae en saco roto, siempre es interesante leer opiniones y recomendaciones y Scalped me pica la curiosidad por las buenas críticas que atesora. Además siempre acabo probando casi todo lo que sale del sello Vertigo así que tarde o temprano sé que me acercaré a la serie. Si no lo he hecho hasta ahora es por lo que decía de la temática y porque al seguir también unas cuantas series hasta que no se abre un hueco no me arriesgo a empezar una nueva. Pero ya caerá y ya la comentaré por aquí, eso seguro.

José Torralba dijo...

Una reseña excelente, sí señor ¡Y gracias por la mención! Sobre Northlanders, a mí me parece irregular en sus arcos: los tiene a mi gusto muy buenos (el primero) y ligeros (éste), pero creo que es una colección a seguir. La historia corta de dos números que abrirá el siguiente recopilatorio (Lindisfarne) es potentísima para lo pequeña que es, y sin duda merece ser leída. ¡Ya me contarás, Mythos!

Respecto al sello Vertigo, coincido: no está en su mejor momento, y no lo está por falta de guionistas. Han apostado claramente por el colectivo Clockwork (Willingham, Sturges & Co) y se van a estrellar con él, al menos en términos cualitativos. Si a eso se le suma una línea tan anodina como la Vertigo Crime y nuevas series por lo general muy cortitas (Young Liars, Greek Street, Sweet Tooth, I Zombie), va derechitos al precipicio. Aunque lo cierto es que están haciendo lo que tienen que hacer: apostar por nuevos guionistas, "importar" autores del indie (Bagge, Lemire, Lapham), renovar el aspecto gráfico de las colecciones (europeos, Allred), invitar a estrellas mediáticas para coger impulso (el American Vampire de King, por cierto, no está mal), etc. Simplemente, parece que no encuentran talentos reales.

Y para acabar, felicitaros por la renovación de la web (no sé cuánto llevará esto así, pero ha quedado francamente bonita) y recomendarte yo también Scalped a riesgo de ser pesado. ¡Un saludo!

Mythos dijo...

Pues ya diré, le tengo ganas a ese tercer tomo para poder ver algo más de variedad en las historias de Brian Wood porque El Regreso de Sven y La Cruz + El Martillo parecen dos caras de la misma monedad. Y seguramente en Zona Negativa tendréis mucho que contarnos sobre ese tercer tomo ;)

En lo del sello Vertigo pues creo que tienes toda la razón y teniendo en cuenta esa importancia que le han dado a Willingham y Sturges y que para mí Fábulas ya hace tiempo que dejó de interesarme... pues mal vamos. Si tengo curiosidad por American Vampire y ver que puede ofrecer Stephen King en el medio que espero sea mejor que sus últimos diez libros...

Lo de la estética de la web... bueno, el camino ha sido muy largo, digamos que al final de tantas pruebas nos cansamos y la dejamos así xD Pero me alegro que guste. Y apuntado otro voto para Scalped. Definitivamente creo que tendré que echarle un ojo.