17 de junio de 2010

-Alan Moore: La Autopsia del Héroe de Juan José Vargas-


"Alan Moore ha sacrificado al héroe tradicional, resucitando personajes terminales como La Cosa del Pantano o Miracleman, pero al mismo tiempo que resucitaba a estos héroes los mataba para recrearlos."

Alan Moore es, casi por unaminidad, el mejor guionista de cómics de las últimas tres décadas y hoy ya nadie duda de que su trayectoria es una de las más interesantes e influyentes del mundo de la viñeta. Se ha ganado a pulso su título y el reconocimiento general de público y crítica por ser uno de esos genios visionarios capaces de ver más allá y mejor que el resto de sus contemporáneos. Un personaje, excéntrico y en ocasiones polémico, que no tuvo complejos para escribir historias con personajes hiperhormonados y encorsetados en disfraces ridículos como son los superhéroes sabiendo dejar a un lado los tópicos establecidos del género para elevar su mitología y sus aventuras al rango de literatura de culto con obras tan representativas como Miracleman, La Liga de los Caballeros Extraordinarios, La Broma Asesina y, sobre todo, su obra más aplaudida, Watchmen. Pero, más allá de los superhéroes, Alan Moore corroboró que el cómic era una plataforma perfecta para la expresión artística en la que se podían tratar todo tipo de temas creando durante su carrera obras de primer nivel en diversos y variados géneros que van desde la parodia, en sus inicios con The Bojeffries Saga o las más referenciales de los últimos años Tomorrow Stories o Top Ten de la línea America's Best Comics, a la ciencia ficción, con V de Vendetta o sus relatos cortos para 2000 A.D., al tratado histórico cercano a la literatura de terror gótica, a falta de una mejor definición para una obra tan exhaustiva y completa como From Hell, o incluso el cómic erótico que, junto a su esposa Melinda Gebbie, exploró en Lost Girls.

Durante este tiempo mucho se ha dicho y escrito sobre el guionista inglés, al que su nombre se ha asociado siempre con unas cotas de calidad poco accesibles para otros guionistas y artistas, con estudios y aproximaciones a su trabajo bastante interesantes y certeras. A pesar de ello pocas de ellas han sabido analizar la figura del propio creador y el verdadero porqué de su éxito. Y muchas menos han sido traducidas o publicadas en nuestro idioma siendo ahora cuando el mercado ha comenzado a interesarse en la teoría del medio como certifican publicaciones como Del Tebeo al Manga, la colección en doce tomos de Panini sobre la historia del cómic coordinada por Antoni Guiral, o la reciente La Novela Gráfica de Santiago García acompañadas de obras más divulgativas y atípicas como La Física de los Superhéroes del profesor e investigador James Kakalios. En cuanto a nuestro reverenciado guionista hace poco se llenó un hueco en nuestras librerias con el monográfico Alan Moore: La Autopsia del Héroe del profesor, crítico y guionista Juan José Vargas, publicado por Dolmen Editorial en su colección Pretextos, y que se ha vendido como el estudio más completo sobre la obra del mago de Northampton. El libro en cuestión, con una extraordinaria ilustración en su contraportada y solapas donde se incluyen los personajes más emblemáticos de las historias de Alan Moore, contiene un prólogo del director, actor y guionista de cine Nacho Vigalondo donde nos cuenta su experiencia personal cuando en su juventud, como aficionado a los cómics, se acercó a La Cosa del Pantano que en su momento le pareció "una molestia inesperada" y un "desperdicio" carente de acción y como a la larga se acabó convirtiendo en un incondicional de la narrativa del guionista inglés.


Después del simpático prólogo de Nacho Vigalondo encontramos una introducción del mismo Juan José Vargas, titulada De Asesinatos y Autopsias, que supone toda una declaración de intenciones y de esfuerzo para intentar ponernos en antecedentes. Dicho esto, Alan Moore: La Autopsia del Héroe, se centra en el análisis de la obra del autor con algunos breves retazos biográficos para situarnos o, en algunos casos concretos, para hacernos entender el porqué de algunas de las elecciones sobre sus proyectos como los que tienen que ver con su etapa independiente en su editorial Mad Love o su trabajo en V de Vendetta junto a David Lloyd que se vieron en ambos casos definidos por la oposición a la política conservadora del gobierno de Margaret Tatcher en los años ochenta. Juan José Vargas hace un repaso global a toda la producción del guionista inglés desde sus primeros pasos, en donde se incluyen obras de facturación inglesa como El Capitán Britania o La Balada de Halo Jones, pasando por su aventura americana en DC Comics, que nos traería títulos como La Cosa del Pantano, sus historias sobre Superman o, por supuesto, Watchmen junto a Dave Gibbons y sin olvidar, por otro lado, sus publicaciones independientes como From Hell, la inacabada Big Numbers o Un Pequeño Asesinato, o sus "trabajos alimenticios" para Image Comics en series como WildCATS o Supreme o su línea America´s Best Comics donde destacan las conocidas The League of Extraordinary Gentlemen, Tom Strong o Promethea.


Juan José Vargas ofrece algunas interesantes reflexiones centradas en la capacidad de Alan Moore para reinterpretar al héroe contemporáneo y al superhéroe, aunque suelen ser breves y concisas debido al espacio limitado y al intento imposible de abarcar el grueso de la trayectoria del guionista inglés en una única publicación. Destaca también el relato de algunas de las desavenencias de Alan Moore con algunos de sus compañeros con los que ha trabajo en algún momento como ya le ocurrió con el "pseudo-dibujante" Rob Liefeld en su estancia en Image Comics o con Alan Davis con quién gaurda cierta enemistad a raíz de sus posturas diametralmente opuestas respecto a los derechos de publicación del Capitán Britania. Para ser justos no se puede decir que Alan Moore: La Autopsia del Héroe sea la obra definitiva sobre el reputado autor aunque si resulta un estudio bastante completo con un análisis que le va a la zaga, escrito con oficio y sin excesivas cabriolas literarias y conservando en gran medida una independiente objetividad y capacidad crítica sobre el tema tratado. Como Juan José Vargas expresa en el epílogo final lo que más sorprende de todo es que como fans del idolatrado autor británico no podemos por más que aceptar que al igual que nosotros "este hombre es un ser humano". Dicho esto Alan Moore: La Autopsia del Héroe resultará una propuesta interesante y útil "para entendidos y profanos" y puede ser un punto de apoyo para conocer o adentrarse en algunos de los trabajos menos conocidos del gran e indispensable Alan Moore.


Artículos relacionados:
-Especial V de Vendetta-

-Tomorrow Stories de Alan Moore y Amigos-
-La Broma Asesina -La Sonrisa de El Caballero Oscuro-

Ver también:

Declaraciones de Juan José Vargas a RTVE sobre Alan Moore: La Autopsia del Héroe

13 comentarios:

H@n dijo...

Es que esta todo dicho... doy mi bendición a esta entrada proponiendo que le creemos una religión... porque es el jodido Dios!


^^

PD: y eso que se poco-casi-nada de cómics!

Jezabel dijo...

Alan Moore es dios, pero todavía me pongo a temblar tras lo de V de Vendetta xd
En fin, que es muy bueno como todos sabemos y que ojala y hubiesemos tenido esto antes a mano.

Jero dijo...

Pues yo, siendo un gran fan de Moore (para mí, igual que para muchos, es el mejor guionista de comics de los últimos 30 años), creo que a estas alturas no es tan necesario seguir explorando la trayectoria de este señor como reivindicar a otros autores que han pasado más desapercibidos. Seguramente el libro se venda bien poque Moore es un fan-favourite (igual que Miller o Gaiman), pero parece que los frikis siempre orbitamos en torno a los mismos cuatro o cinco nombres. Por suerte, además, internet ofrece ya tal información sobre la vida y milagros del barbudo de Northampton que dudo que una obra teórica que repase su bibliografía pueda aportar mucha más luz al respecto. Otra cosa sería si se hiciese una lectura desde un punto de vista determinado (p. ej. un tesis sobre "Alan Moore y la filosofía" o "Alan Moore y la metalingüística"; cosas así...)

Con todo, la proliferación de libros teóricos sobre el Noveno Arte es un buen síntoma de su cada vez mayor reconocimiento al nivel de las otras ocho ;)

Mythos dijo...

Tienes parte de razón, Jero, en lo de los autores que han pasado desapercibidos. Pero creo que este tipo de estudios nunca están de más porque sirven como refuerzo para las posibles lecturas del autor y porque ayudan a difundir la cultura del cómic en sí. Pero claro, como puede ocurrir en cualquier otro tipo de expresión artistica, los estudios, libros y publicaciones que se puedan realizar siempre habrá autores que salgan más bien parados que otros. En todo caso de Alan Moore, como tú dices, hay muchos libros que repasan su trayectoria y no tanto a explorar su uso de la metalingüística o la filosofía en sus obras, o la misma interpretación de estas, que a mi particularmente es lo que me interesaría. Siempre se quedan en la anécdota por decirlo así. Incluso cuando se publicó W de Watchmen de Rafa Marín esperaba algo más... y acabo siendo un nuevo repaso a la trayectoria de Alan Moore con algunas notas que analizaban la obra o alguna curiosidad pero que eran lo de menos y que tampoco aportaban un perfil más claro a la obra en cuestión. Pero como digo esta bien que se publiquen este tipo de obras, sobre todo por parte de autores de nuestro país, porque no dejan de ser útiles e interesantes.

Lobo dijo...

Por lo que dicen tanto June como Jero se ve a las claras que no han leido el libro ya que precisamente este libro habla de todo lo que ellos comentan.
Hay que ser críticos después de leer una obra, no antes.

Lobo dijo...

En el anterior comentario he cometido un error poniendo June en lugar de Mythos.

Jero dijo...

Pues la crítica la firma Mythos y yo he opinado libremente en base a lo que él mismo afirma en el artículo, así que no sé yo...

Cito textualmente:

"...ofrece algunas interesantes reflexiones centradas en la capacidad de Alan Moore para reinterpretar al héroe contemporáneo y al superhéroe, aunque suelen ser breves y concisas debido al espacio limitado y al intentó imposible de abarcar el grueso de la trayectoria del guionista inglés en una única publicación..."

Mythos dijo...

Lobo, yo me he leído la obra en cuestión, sino no habría subido una reseña. La obra abarca el grueso de la obra de Alan Moore y ofrece algunas interpretaciones sobre ello aunque se basa más en defender la idea e la reinterpretación del héroe moderno por parte del autor inglés. No se centra en la metalingüística ni el simbolismo de sus obras y, por ejemplo, en apartados como el dedicado a Watchmen no dice nada que alguien que haya leído un poco sobre la obra y sobre autor no sepa. Pero no sé porque te molesta, mi critica no es desfavorable, sino todo lo contrario: he dicho que es interesante y útil y bastante completo en cuanto a la trayectoria del autor pero que no resulta un análisis en profundidad, entre otras cosas, porque sería una tarea titánica y tampoco era lo que esperaba encontrar pero lo aviso por si alguien es lo que espera del libro.

Pedro Pomar dijo...

Me parece bentajista el comentario sobre si habla de Watchmen cuando precisamente Dolmen ya publicó un libro dedicado exclusivamente a esa obra, habiendo quedado redundante el repetir el estudio. Lo comenta en la medida que toca ser comentado. Yo me lo he leído y es ellibro definitivo hasta el moemtno de Alan Moore, incluyendo las obras americanas que me he comprado hasta el momento como fan acérrimo de Moore que soy. Esta obra se lee de un tirón, es entretenida, bien escrita y documentada, y el precio creo que de lo más ajustado.

Pedro Pomar dijo...

ok, venjatista

Mythos dijo...

No sé que quieres decir con ventajista, Pedro. He mencionado Watchmen porque, obviamente, es la obra más conocida de Alan Moore pero podría haber comentado cualquier otra: V de Vendetta, Capitán Britania, etc. Que se haya publicado antes W de Watchmen no veo que tenga nada que ver, son obras independientes y con diferentes enfoques. W de Watchmen si realiza un estudio más pormenorizado, a nivel metalingüístico y simbolico incluido, porque era la intención pero La Autopsia del Héroe tiene otro enfoque como digo. Ni bueno ni malo pero se basa más en la tesis de su autor que da nombre al libro y en la trayectoria de Alan Moore. Y no digo que eso sea malo. Este es el párrafo donde resumo mi impresión de la obra:

"Para ser justos no se puede decir que Alan Moore: La Autopsia del Héroe sea la obra definitiva sobre el reputado autor aunque si resulta un estudio bastante completo con un análisis que le va a la zaga escrito con oficio y sin excesivas cabriolas literarias y conservando en gran medida una independiente objetividad y capacidad crítica sobre el tema tratado."

Como se puede ver no es una opinión ni una crtica negativa simplemente considero, en mi opinión, que aunque es una obra bastante completa no es la obra definitiva sobre Alan Moore. Más sencillo no puedo decirlo.

J. J. Vargas dijo...

Estimados amigos,

Soy Juan José Vargas, el autor del libro. Antes de nada, agradezco sinceramente la reseña: me llena de satisfacción haber sido útil al tiempo de lectores con criterio y conocimiento de causa. Me ha sorprendido y divertido esta pequeña polémica que se ha generado (acaso por haber colgado la reseña en el grupo de Facebook dedicado al libro), y he decidido entrar al trapo, por ver si mi punto de vista puede aportar algo.

Estoy con vosotros en buena parte de lo que decís, pero también opino que un libro enfocado únicamente desde la metalingüística o la simbología de la obra de Moore acabaría resultando bastante pobre. Al abordar el proyecto consideré las opciones, y la propia ambición de ofrecer un estudio teórico de la obra íntegra de Moore (esfuerzo inédito en cualquier idioma, como acertadamente se indica en la solapa) vino acompañada de la necesidad de un punto de fuga, en este caso la metáfora de la autopsia del héroe clásico a la luz de la teoría del caos como principio descriptor de la cada vez más compleja realidad de nuestro tiempo. Las referencias metalingüísticas y simbólicas (cruciales, teniendo en cuenta que Moore es, ante todo, un gran retórico) debían subordinarse a esa vertebración para que el libro respondiera a un mínimo de rigor: existe un libro titulado “Watchmen and Phylosophy”, escrito por varios autores, que incurre en esa misma falta, al final no es (no puede ser) más que una aproximación tangencial a ciertos contenidos filosóficos, servidos con algunos ejemplos peregrinos de la obra de Moore. Es bastante complejo llegar a una solución editorial más o menos ideal, pero en cualquier caso confío en haber ofrecido algo más que un simple repaso por la trayectoria de este genial guionista. La complejidad de su obra bien lo merece.

En fin, espero que esta parrafada sirva como justificación o pretexto, y en todo caso me alegra que el libro sea de vuestro agrado. Por supuesto quedo a vuestro servicio para cualquier duda que podáis tener, como supongo que también será de vuestra parte.

Un fuerte abrazo y gracias por vuestra atención al esfuerzo de este humilde autor ;)

Mythos dijo...

Muchas gracias por la intervención, Juan José. No recordaba que se había subido la reseña al grupo de facebook.

Respecto a la pequeña pólemica supongo que a pesar de haber intentado dejar claro mi opinión sobre el libro en la reseña no me debo haber expresado del todo bien. Como ya he dicho el libro me parece interesante y bastante completo pero antes de que se publicase no podíamos exactamente saber desde que punto de vista iba a abordarse la obra de Alan Moore. Por eso, cuando lo leí, a pesar de que a mi satisfizo quería intentar explicar en la reseña el punto de vista que el posible lector podía encontrar en La Autopsia del Héroe. Algo que explicas muy bien en tu comentario pero que al parecer yo no he sabido expresar.

Por lo demás felicidades por la obra, porque el trabajo y las ganas puestas se notan en el resultado final y para mí al menos si aporta algo más que un simple respaso a la trayectoria de Alan Moore.

Saludos