10 de mayo de 2010

-Review Lost 6x14: The Candidate-

¡Atención puede y debe contener spoilers!

Antijacob es un ser oscuro, su conspiración está dando sus primeros frutos. Si teníamos dudas sobre sus verdaderas intenciones, ahora quedan solventadas. Pero todavía nos resta saber si Jacob es el bueno o aquí no se salva nadie. A parte de estas dudas maniqueas sobre Jacob y su Némesis, se confirma que el objetivo de Antijacob es eliminar a los posibles "candidatos", sólo así puede escapar de esa especie de prisión que es para él la isla. No sabemos cómo ha llegado a este estado de "espíritu desencarnado", pero posiblemente en el próximo episodio conozcamos más detalles sobre él. El capítulo estará ambientado en el siglo I d. C. y narrará la trágica historia de unos jóvenes personajes de la Edad Antigua. Sabremos con seguridad quién es ese niño amante de las epifanías que parece ser el único capaz de aterrorizar a Antijacob

En Los Ángeles, Locke se niega a ser operado, cerrando la posibilidad de volver a caminar. Pero en ésto quizá no exista más secreto que el de alargar un poco la intriga hasta el capítulo final. En él se pondrán todas las cartas en juego. Todavía queda ver como se concilian las "tramas paralelas", hay teorías para todos los gustos. Dilucidar el final es tarea difícil, más todavía cuando los propios responsables han filmado tres finales alternativos. Algo que ya se hizo en el final de la cuarta temporada, cuando se rodaron tres tomas de un ataúd y en cada toma el cadáver era de un personaje diferente.

Nada sabemos de Miles, Ben y Richard. Andan algunos episodios perdidos buscando explosivos, quizá sean ellos los que cargaron de C-4 el avión. De ser así, no consiguieron su objetivo ya que Antijacob los ha utilizado para volar el submarino. Si el avión todavía sigue entero es posible que lo volvamos a ver en un futuro. De todo esto podemos sacar como conclusión que todavía se necesita a un piloto. Y es que me niego a creer que el personaje de Frank Lapidus tenga como único objetivo el de ser un figurante con dos líneas de diálogo que son básicamente chascarrillos. No creo que muriese en el submarino, todavía se ha de justificar su presencia en esta temporada.

Sun y Jin han disfrutado de una muerte muy emotiva en el naufragio del submarino. Sayid, como no podría ser de otra forma, ha muerto al inmolarse con el paquete de explosivos que Antijacob le ha puesto en la mochila a Jack. Su muerte es un intento de redención por sus muchos pecados. Veremos hasta que punto esta muerte es capaz de limpiar todo el "mal karma" que lleva acumulado el iraquí. Quizá la clave de todo esto se vislumbre al conocer el final de la historia del Sayid de la "realidad alternativa". Como muestra tenemos a Anthony Cooper, el padre biológico de Locke. Es el responsable de la muerte de los padres de Sawyer y de la invalidez de Locke. Eso por lo menos en la "realidad original" en la que era un estafador sin escrúpulos. Porque en la trama desarrollada en Los Ángeles, Anthony Cooper, parece haber pagado por sus pecados en la otra realidad. No pudiendo escapar a estas "especiales" leyes del karma, sufre el castigo de vivir en un estado vegetativo.

Artículos relacionados:
Lost (Perdidos)

Ver también:
El Octavo Samurái

2 comentarios:

Jero dijo...

Ha sido un pedazo de episodio. Quizás el más emotivo de toda la sexta temporada. Y el de la semana que viene puede ser de traca...

Mythos dijo...

El de la semana que viene, bueno ya estamos en ella, promete ser el capítulo clave para entender de verdad los verdaderos secretos de la serie. Aunque ya veremos, que con esta serie nunca se puede afirmar nada...

No me ha gustado el final deparado a Sayid. Demasiado tópico y apresurado. El final de Jin y Sun muy emotivo aunque hubiese preferido que se llevasen a Kate que esta temporada no pinta ya nada en la serie...

A Frank Lapidus en Lost Untangled no lo dan por muerto lo que puede ser una pista. Aunque tampoco me extrañaría que estuviese muerto ya que esta temporada va demasiado acelerada como para prestar atención a esas cosas. Ahí está Iliana que se aventuraba como un personaje importante y que desaparece como si nada sin más explicaciones.