9 de abril de 2010

-Review Lost 6x11: Happily Ever After-


¡Atención puede y debe contener spoilers!


Charles Widmore ha montando un chiringuito en la isla Hydra, dentro de él existen dos rosquillas gigantes cubiertas por metros de cobre. En un fatídico accidente, uno de los técnicos, queda literalmente frito a consecuencia de la exposición electromágnetica de las dos rosquillas. Ante el desconcierto del propio Desmond, Widmore no tiene reparos en introducirlo en el artilugio y activar, a toda máquina, las rosquillas de la muerte. La relación entre suegro y yerno no parece estar pasando su mejor momento, por lo menos en esta línea temporal. Las fuertes radiaciones a las que es sometido Desmond producen en su mente extraños flashes temporales. Apenas queda inconsciente unos segundos, pero su mente ha hecho un viaje entre el tiempo y los espacios. Se podría decir que Desmond llega a una especie de Nirvana, consigue iluminación. A partir de ese momento es plenamente consciente de la misión que debe cumplir, es más, sabe lo que hay que hacer para salvar de la destrucción a todos.

En la línea temporal ubicada en Los Ángeles, la relación entre Widmore y Desmond es todo lo contrario de lo que nos tienen acostumbrados el escocés y su suegro. Desmond está hecho la mano derecha de Widmore. Siguiendo en la línea de las leyes del Karma que comenté en otros artículos, Desmond, que en la otra realidad actuó correctamente, es recompensado con una vida aparentemente feliz en esta nueva realidad. Pero hay algo que falla, si nos fijamos en esta nueva realidad todos los personajes tienen una escena en la que se encuentran, cara a cara, con su reflejo, ya sea en un espejo o en unas puertas de cristal. Cuando ven su imagen tienen una sensación extraña, algo no encaja. Todo esto nos invita a cuestionarnos si alguna de las dos realidades es en realidad una farsa, un espejismo. El primero en darse cuenta de ello es Charlie que tras tener una ECM, experiencia cercana a la muerte, entra en contacto con la verdadera realidad y se da cuenta de que está viviendo una pantomima. Y la fuerza desencadenante de todo esto no es otra más que el amor, el amor hacia una mujer. Cuando Charlie se reencuentra con el rostro de Claire se asoma hacia un atisbo de otro mundo, quizá el mundo real. Sólo un sentimiento tan poderoso como el amor es capaz de reconectar universos y rasgar velos cegadores.

Charlie somete a Desmond a una terapia intensiva de experiencias cercanas a la muerte. Lanza el coche, en el que ambos se encuentran, a las aguas del mar. Apunto de morir los dos, Desmond recibe flashes que lo asoman a una nueva realidad. En cierta manera, en la realidad representada en Los Ángeles, los personajes parecen vivir como en el Mito de la Caverna de Platón. Desmond está viviendo una vida de éxito profesional, pero en realidad sus sentidos están hipnotizados, como Charlie le remarca, su vida está vacía. Son como los esclavos encadenados de por vida en la caverna, ven pasar las sombras de objetos sin llegar a verlos en realidad, deformados por la llamas, imágenes falseadas del mundo. Para algunos la vida puede parecer feliz, para otros no lo es tanto, pero ninguno de ellos está viendo la realidad, sino una fantasía. Charlie ha visto que hay algo más allá de lo que sus ojos pueden ver. Por su parte, Desmond, como el esclavo que se escapó de la caverna y vio la luz del sol, el mundo real, vuelve a descender a la prisión para liberar a los esclavos y mostrarles que viven una farsa. Para ello tiene la intención de buscar a los pasajeros del vuelo de Oceanic y mostrarles lo que ha visto. Hay personas que conocen y mantienen el engaño como Eloise, no sabemos bajo qué intenciones. Y otras como Faraday que parecen haber llegado a esta iluminación sin necesidad de haber vivido una ECM, simplemente a través del sentimiento de enamoramiento, claro que el científico, reconvertido en esta realidad en músico, siempre ha sido un tanto especial.

Artículos relacionados:
Lost (Perdidos)

Ver también:
El Octavo Samurái


5 comentarios:

Mythos dijo...

Este capítulo está bastante bien. Diría que incluso mejor que Ab Aeterno.Lo comentaba en otro sitio que es curioso el caso de Desmond. Es un personaje que nunca ha buscado respuestas, su única meta era estar con Penny y olvidar la isla. Otros personajes, como Jack, Locke o todos los que han pretendido buscar respuestas, a menudo les son negadas. En cambio Desmond que no las busca se encuentra con ellas siempre y normalmente en forma de accidente electromagnetico.
La teoría del Karma parece ser real pero sólo en parte. Charlie insinua que en esa realidad alternativa les han les han oorgado aquello que más deseaban (el reconocimiento por parte de su suegro en caso de Desmond supuestamente). Aunque puede que eso no se aplique a todos porque el mismo Charlie sería una anomalia a este respecto. En su vida en la realidad original cometió errores pero no graves y sin embargo no parece tener una realidad alternativa muy feliz. Aunque puede deberse a esa consciencia suya de la farsa.
La comparación con el Mito de la Caverna me parece acertado. Habrá que ver si esta nueva experiencia de Desmond le ha ofrecido algún poder nuevo. Creo que, en origen, el papel de Desmond estaba pensado para Walt pero como el chico ha crecido. Aunque eso, en una serie donde los viajes temporales son constantes, no le veo mucha importancia.

Rafagast dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafagast dijo...

Resulta gracioso que menciones el mito de la caverna, Desmond Hume toma el apellido de David Hume un filosofo empirista escoces de la modernidad, discipulo a su manera de John Locke.

El mito de la caverna de Platon es el primer y gran exponencial de la filosofia racionalista idealista, pero que tambien iniciaria, mas en la modernida que en el periodo clasico, el escepticismo: ¿Este mundo es real? ¿Mis percepciones se corresponden con el mundo o son solo ficciones mentirosas de un genio maligno cartesiano?

Hume respondio ante el racionalismo de Berkeley pero se quedo un tanto a la cuerda floja del escepticismo.

El uso del amor para liberarse del engaño del falso mundo es tambien bastante platonico (la misma palabra filosofia significa "Amor por la sabiduria"), en el dialogo el Banquete, dialogo dedicado al amor, Platón pone en boca de Socrates (que a su vez e lo pone en boca de Diotima) el "eros" como un espirituo o deimos que hace de intermediario entre los mortales y las formas superiores de los dioses o las ideas, el amor como la razón del conocimiento.

Parece que Desmond se ha convertido ahora en la constante de ambas realidades (que por cierto cuando le da la mano a Penny me recordo cuando la buscaba en su primer viaje temporal para salvarse al ser ella su constante)o al menos eso nos hacen suponer.

En la realidad paralela Daniel ya no se apellida Faraday no por que sus padres siguan juntas si no porque ya no es un esperto en fisica cuantica, Eloise no quiere que Desmond conozca a Penny porque la constante podria hacer que el tras curso de los sucesos vuelva a tomar el rumbo anterior, por lo que su hijo no solo se habria sacrificado en vano sino que seguiria muerto (a todo esto tanto Charlie como Daniel parecen en este capitulo lo mas interesados en que se destape la falsa realidad pero son dos que muerieron en la realidad original, curioso ¿no?)

PD: Cuando meten a Desmond en los generadores ¿No os recuerda al Doctor Manhattan?

Mythos dijo...

Muy cierto lo del Dr. Manhattan, no lo había pensado pero sí y, además, esta por ver como ha afectado a Desmond esta segunda descarga por lo que el parecido con el Dr. Manhattan aún podría ser más evidente en próximos episodios. Es muy posible, a todo esto, que el final tenga ecos a Watchmen también. No sé porque me inclino a pensar eso.

Por cierto, Rafagast, que casi has escrito un nuevo archivo de Big Freak-Effect con esta respuesta. Tendrías que haberlo aprovechado para hacer otra entrega sobre Perdidos porque el comentario es bastante interesante xDD

El Octavo Samurái dijo...

Sí muy curioso Rafagast. Y lo que dices me ha hecho venir a la cabeza otra idea que también creo que trató Platón y los neoplatónicos: el "Demiurgo". Hay figuras que actúan como tales, quizá sólo en algunos atributos, ya sea el caso de Jacob o de Eloise, que parece todo saberlo. Aunque puede que el verdadero "Demiurgo" no lo conozcamos nunca, pero está claro que, la serie, parece compartir el concepto gnóstico en el que el "Demiurgo" se asociaba con el mal, era el ser que encierra a las personas en un lugar, la Isla, y los somete a duras pruebas, muchas de ellas sin sentido.