19 de abril de 2010

Music Is Om -The Boat that Rocked (Radio encubierta)-



É
rase una vez la década de los sesenta... En el Reino Unido, la BBC únicamente dedica 45 míseros minutos a la retransmisión de música, en su mayoría música clásica. A pesar de todo, los oyentes han encontrado un salvoconducto en Radio Rock, una emisora pirata que retransmite desde un barco anclado en algún punto indeterminado del mar del Norte y que se dedica a satisfacer a sus fans pinchando pop, rock y soul, 24 horas al día, 7 días a las semana (aunque también les queda espacio para divertidos partes meteorológicos, irreverentes noticiarios y alguna que otra comedia). Además de la proeza de ser DJ piratas (lo que prácticamente convierte en dioses a nuestros protagonistas), los valerosos miembros de la tripulación promulgan un estilo de vida donde abundan el libertinaje y la ilegalidad (sexo, drogas y rock'n'roll). Tras tres exitosos años en las ondas, el joven Carl, ahijado de Quentin, en teoría el capitán de Radio Rock, llega a este enclave pirata para fortalecer el espíritu, o mejor dicho, porque su madre le envía ya que opina que se ha desviado del camino de la rectitud (el chico le da a los cigarrillos y a los porros por igual). Sin embargo, lo único que le enseñará Radio Rock es el significado de la palabra desmadre. Aunque también se enamorará por primera vez y perderá la virginidad (toda una cuestión de estado en el barco), además de convertirse en un esclavo de la música pop (esto lo digo yo), y descubrir quién es su padre biológico. No obstante, el pequeño paraíso se ve amenazado por el gobierno británico que pretende aprobar una ley que prohíba las emisoras piratas de por vida. Un duro golpe para el pop. Pero... Radio Rock no piensa capitular sin presentar batalla.


The Boat that Rocked (es que el título en castellano me mata) tiene un reparto coral la mar de variopinto. Si alguien está interesado en el elenco completo y detallado, la ficha de IMDB es lo que anda buscando (sé que mandaros a otra fuente de esta forma es un poco inaceptable, mis más sinceras disculpas). Sin embargo, me gustaría destacar las interpretaciones de Bill Nighy en el papel de Quentin, padre de Radio Rock, y los personajes de El Conde y el dandi más dandi de todos, Gavin Kavanagh, respectivamente retratados por Philip Seymour Hoffman y Rhys Ifans. Una vez más Hoffman demuestra que está en plena forma y se sale con una de esas interpretaciones brillantes a las que nos tiene malacostumbrados, una más en su cuenta personal. También me gustó mucho Tom Sturridge como Carl. No he tenido la oportunidad de verlo en demasiadas películas (su filmografía tampoco es que sea muy larga), pero ya me gustó en Conociendo a Julia en un papel secundario y aquí se revela como toda una promesa. Además hasta ahora ha elegido con bastante acierto los proyectos en los que ha participado. Y también me gustaría resaltar a Kenneth Brannagh y Jack Davenport, quienes reciben la peor parte de pastel, porque represetan a los odiosos/tediosos hombres de ley, pero que igualmente están estupendos como defensores del honor de Su Majestad la Reina.

No obstante... La misión de esta entrada era hablar sobre la música de la película, que es lo más interesante de todo. Trama aparte, The Boat That Rocked entra en la categoría de películas sobre música sin necesidad de ser musicales (seguro que existe un vocablo para esto). De hecho, personalmente la considero una de las mejores películas que he visto sobre la escena musical de los 60 (y eso que el tema está manido), cuando menos, de las más divertidas. En la película aparece un total de 60 canciones. Si queréis una lista completa de todos los temas, visitad esta página (pero no leáis la columna de la derecha si no habéis visto la peli, porque contiene spoilers). Si tenéis Spotify, podéis escuchar la banda sonora bajo el nombre de Music from the Boat that Rocked, un recopilatorio de las 25 mejores canciones de la película, y por extensión, de Radio Rock (lástima que no exista una radio así, aunque siempre nos quedará la BBC6).

Preliminares aparte, ¿qué se puede destacar de la música de esta película? Para empezar, que los 60 fueron inigualables; creo que el buen rollito que tuvo aquella época no se ha vuelto a repetir. Así que es una música alegre, pegadiza; de letras y composiciones sencillas, hecha para disfrutar. En esta película, se ha dado prioridad al pop y el rock más bailables, aunque también queda espacio para al soul más sensual, para poder marcarse un agarrado. Seguro que muchos reconoceréis la mayoría de las canciones, o al menos os sonarán, porque son clásicos de toda la vida (y si no, preguntadle a vuestros padres). ¿Qué podemos decir de una forma de entender la música que influyó tanto en décadas posteriores? Que es imprescindible, sobre todo para los que reconocen con orgullo (¡bravo!) que les gusta el pop.


Uno de los detalles más curiosos es que en ningún momento aparece la música de los Beatles en la película, tampoco en los créditos finales, ni en la banda sonora. La historia está ambientada en 1966, cuando los de Liverpool ya estaban en la cresta de la ola. Me pregunto si esta omisión se debe al mismo motivo por el que no se puede escuchar música de los Beatles en Spotify. En fin, un pequeño detalle sin importancia. Porque The Boat that Rocked tiene un sinfín de grupos y artistas que valen mucho la pena: The Who, The Rascals, The Kinks, The Isley Brothers, Dusty Springfield, Otis Reeding, The Seekers, David Bowie, The Hollies y un largo etcétera. Aquí sería imposible hablar de todos ellos, así que os recomiendo que experimentéis. Que escuchéis. Que curioseéis.


Por eso, no encuentro mejor forma de terminar esta pequeña entrada que con unos cuantos temas que personalmente encuentro imprescindibles. Muchos tienen prejuicios ante la música de los 60, pero yo recomiendo aparcarlos por un instante. Probad y escuchad. Quizá os sorprenda. Y si no, pues el saber no ocupa lugar. Que paséis un buen rato, y gracias por leer. Hasta la próxima.



The Kinks - Sunday Afternoon





The Who - My Generation (actuación en Woodstock)




The Box Tops - The Letter


p.D: Este artículo se publicó originalmente en inglés en Gary Oldman is Smoking, el blog de música que acabo de abrir. Seréis muy bienvenidos si os apetece pasar a escuchar algo: http://likegaryblogspot.com MODO autopromoción OFF.

p.D.2: The Boat that Rocked, ya lo hemos dicho, se centra básicamente en la música pop. Pero los 60 también fueron el escenario de otro gran género, subgénero o como queráis llamarlo, la música psicodélica. Quizá algún día le dediquemos una entrada (si el Sr. Mythos nos lo permite).

p.D.3: Vuestros comentarios, quejas, ruegos y preguntas serán bienvenidos. Vuestras críticas también. Así que no os cortéis. La opción "Dejar mensaje" es gratis en este blog.


Ver también:

Music Is Om - Perfect As Cats: A Tribute to The Cure -
Music Is OM - The One With The Super Mega Car-


2 comentarios:

Mythos dijo...

La verdad es que la lista de grupos que aparece en la película, y que coincidieron en aquellos años, es para tenerla en cuenta. Sólo con The Who o The Kinks ya hay para escuchar buena música por un buen rato largo. La película tiene un punto de partida interesante y con esa banda sonora habrá que darle una oportunidad. Aunque lo de Philip Seymour Hoffman ya no me sorprende, desde luego ha nacido para la actuación... y encima lo están barajando para ser el Pingüino en la próxima película de Batman. Sería interesante verlo en papel comercial de ese tipo.

Musa dijo...

GRacias, Jörg por el comentario. Cuando la veas ya me dirás qué tal.