20 de abril de 2010

-Green Arrow de Kevin Smith y Phil Hester-


Green Arrow siempre ha sido un superhéroe de segunda dentro del catálogo DC donde personajes como Superman, Green Lantern, Batman o Wonder Woman son los estándares por los que se rigen el resto de personajes de la editorial. Green Arrow fue creado por Mort Weisinger y Greg Papp en 1941, como si de una versión alternativa y actualizada del mítico Robin Hood se tratase, en un intento de emulación del éxito del Batman de Bill Finger y Bob Kane. Este intento de emulación les llevó a copiar más de un elemento propio del famoso cruzado enmascarado -Green Arrow tenía su propia cueva como refugio, su propia señal luminosa y a Speedy su particular Robin- y no fue hasta la década de los años 60 del pasado siglo cuando Oliver Queen se empezó a labrar una personalidad propia que le llevarían desde sus orígenes como playboy entregado a la causa a convertirse en un reaccionario defensor de los derechos civiles apara acabar retratado como el héroe de pensamiento anarcosindicalista y activista político actual. En ello tuvieron mucho que ver el tándem formado por Dennis O'Neil y Neal Adams que redifinieron al personaje tomando como ejemplo al Ojo de Halcón de Marvel que había sabido hasta entonces evolucionar mejor que Oliver Queen a pesar de ser posterior a este. Green Arrow acabaría encajando a golpes dentro del Universo DC sobre todo a raíz de sus aventuras en conjunto con Hal Jordan el Green Lantern del momento.


Posteriormente, en la etapa de Mike Grell como guionista de la serie, se intentó imprimir un mayor realismo al personaje alejandolo de los clichés que le había acompañado desde sus orígenes, lo que desembocó en la muerte de Oliver Queen que a la postre sería sustituido por su propio hijo, Conner Hawke, convirtiéndose en el segundo Green Arrow hasta la fecha. Fue en 2001 cuando el cineasta Kevin Smith, después de haber filmado Jay y Bob el Silencioso Contraatacan, se haría cargo de la nueva serie de Green Arrow a la que DC pretendía darle un pequeño empujón apostando en este caso por un guionista con bastante tirón dentro del fandom que fuese capaz de relanzar al personaje. Kevin Smith, con el beneplácito de la editorial, decidió traer de vuelta a Oliver Queen a la actualidad del Universo DC y para ello recurriría a la mejor encarnación que había tenido el superhéroe como inspiración: la de Dennis O'Neil y Neal Adams. Kevin Smith permanecería un total de quince números en la serie, que comprendían la extensa saga Carcaj, ofreciendo, por otro lado, una breve pero interesante etapa junto a los lápices de un siempre atractivo Phil Hester. Kevin Smith se trajó consigo su humor generacional y sus diálogos frescos y llenos de ironía que encajan a la perfección con un personaje como Green Arrow. Al mismo tiempo el nuevo guionista del arquero esmeralda combinaba su trabajo en DC con los primeros números de la miniserie de Spider-man y La Gata Negra para Marvel que llevaba por título El Mal Que Hacen Los Hombres y que pronto quedaría parada debido a otros compromisos hasta su conclusión en tiempos más recientes.


Volviendo a Green Arrow es de destacar el hecho que el director de Clerks, lejos de limitarse a traer de vuelta al personaje de entre los muertos sin más, se molestase en ofrecernos algunas respuestas y que se sirviese del grueso de la mitología del Universo DC y de su extensa galería de personajes para crear todo una epopeya entorno a la resurrección de Oliver Queen. Carcaj está plagado de apariciones estelares como las del demonio Etrigan, Deadman, Superman, Batman, Hawkman (hilarante la relación que sostendrán estos dos últimos con el renacido Green Arrow), El Espectro (que por entonces estaba unido a Hal Jordan) o, por supuesto, Canario Negro o Conner Hawk. Incluso podremos ver como Kevin Smith relaciona parte de la trama de su historia con algunos sucesos ocurridos en la serie The Sandman de Neil Gaiman que, casi en forma de guiño, nos permiten esbozar alguna sonrisa. Kevin Smith aprovecha para dar a cada personaje sus 15 minutos de fama y pone punto fuerte de su historia en las relaciones de Oliver Queen con sus amigos, sus compañeros, con su redescubierto hijo o con su amada Canario Negro y lo hace de una manera lógica y emotiva, sin evitar el conflicto, formando un puzzle de personalidades encontradas en las que el héroe se deberá que enfrentar a todos los asuntos pendientes que dejó abiertos con su muerte.

Kevin Smith nos ofrece una visión del mundo de Green Arrow en profundidad alejándose del inmovilismo o el maniqueismo en que podrían caer otros autores. Su forma de caracterizar tanto a héroes como villanos puede asemejarse a la utilizada por Geoff Johns y, al igual que él, el alterego de Bob el Silencioso sabe dosificar la acción en su justa medida para ofrecernos algo más que un simple cómic de superhéroes al uso. Aún así no todo son virtudes en el Green Arrow de Kevin Smith que adolece en ocasiones de un ritmo irregular que lastra parte del tono intimista de la historia pese al conocimiento que demuestra el autor sobre el cómic de superhéroes en general y su dominio del perfil psicológico en lo particular. Después de abordar el regreso de Oliver Queen el guionista de New Jersey se enfrenta al reto de crear un nuevo villano de entidad para un personaje que, como indica el propio guionista, carece de “galería de villanos porque él mismo es su peor enemigo". En El Sonido de la Violencia, el siguiente y último arco argumental de la etapa de Kevin Smith en Green Arrow, encontramos la primera aparición de Onomatopeya personaje que recuperará posteriormente en Batman: Cacophony. Kevin Smith crea una némesis a la altura para el bueno de Oliver Queen y la historia supone un buen punto y final a su etapa en la serie.

Phil Hester realiza, por su parte, un estupendo trabajo en su acercamiento al arquero defensor de Star City y se convierte en un gran apoyo para la narrativa de Kevin Smith sabiendo adaptarse perfectamente tanto a los momentos de tensión emocional como a la acción superheroica más clásica que, no obstante, no supone el centro de la trama. Phil Hester utiliza un trazo desgarbado, indefinido, pero con una gran definición en los planos cortos que consigue humanizar y hacer creíbles a sus personajes a la vez que no permite que pierdan su estela mítica que todo personaje fantástico debe proyectar. De esta manera, el camino que con esta serie abrieron Kevin Smith y Phil Hester, fue la que se siguió explorando posteriormente y para ello DC recurría al novelista Brad Meltzer, autor de El Décimo Juez o El Libro del Destino, que nos ofrecería una breve pero interesante etapa en la que se sigue profundizando en la psique de Oliver Queen. En La Búsqueda del Arquero el guionista nos entrega una historia sencilla pero reveladora que sentará las bases para el posterior evento Crisis de Identidad de DC que el propio Brad Meltzer se encargaría de escribir. Coincidiendo con el pasado 27º Salón del Cómic de Barcelona del año pasado Planeta de Agostini pusó a la venta un tomo recopilatorio con las etapas completas de Kevin Smith y Brad Meltzer en Green Arrow que, en este caso, resulta una buena edición cuyo precio se justifica por el material que en ella se incluye. Una inversión que, como la habitual puntería del bueno de Oliver Queen, resultará del todo certera en cualquier caso.


Artículos relacionados:

Cine Om -¿Hacemos Una Porno? de Kevin Smith
The Big Freak-Effect Theory -Expediente (II)- Persiguiendo a Cels-

El Mal Que Hacen Los Hombres de Kevin Smith y Terry Dodson

Ver también:
Green Arrow en Dreamers
Kevin Smith y los Superhéroes en Tebeosfera


2 comentarios:

PAblo dijo...

De Green Arrow no olvidéis la estupenda miniserie de Chaykin y Barr que es de lo mejorcito que se ha hecho con el personaje.

Smith me gustó en su DD que me pareció original pero desde entonces no me parece que haya brillado en exceso.

Buena entrada.

Impacientes Saludos.

Mythos dijo...

La verdad es que no he leído la miniserie de Chaykin y Barr pero supongo que debe ser difícil de conseguir.

A mí El Hijo del Diablo me gustó bastante en su momento y supongo que es lo más redondo que ha escrito Kevin Smith hasta la fecha aunque Green Arrow, sin ser una obra maestra, es un cómic de lo más entretenido.

Saludos