13 de marzo de 2010

-The Boys de Garth Ennis y Darick Robertson-


Garth Ennis es el niño malo del cómic norteamericano y siempre que tiene ocasión se toma su tiempo para demostrárnoslo con sus obras más macarras, desfasadas y violentas que su perturbada mente es capaz de idear pero que en la mayoría de casos se quedan sólo en una pose que no acaba de ir a ningún lugar concreto. Este es el caso de una de sus últimas obras, The Boys, donde el guionista irlandés secundado a los lápices por Darick Robertson nos ofrece una sátira y una parodia extrema del género de superhéroes llena, como no puede ser de otra manera, de sexo, sangre y mutilaciones a borbotones y escenas a cada cual más escatológica, dantesca y absurda. Una diversión gore y macabra, con referencias bastante directas a series tan conocidas del mainstream como Los Vengadores, los X-men o La Liga de la Justicia y otros grupos por estilo o a personajes concretos como Batman, Lobezno o Superman. En The Boys también encontraremos cierto componente de crítica implícita a la propia industria del cómic que parece más bien fruto de la temática tratada en el cómic y de la casualidad que de la propia búsqueda e intención de Garth Ennis más preocupado por mantener su media de tacos por minuto que puede hacer soltar a sus personajes en cada página.

La historia de The Boys trata sobre un grupo secreto financiado por el gobierno de los Estados Unidos cuyo objetivo es hacer la vida imposible a los superhéroes que, lejos de ser las figuras altruistas y desinteresadas de otras publicaciones, destacan por ser un seres corrompidos por la fama, el dinero y el poder más preocupados por el porcentaje de beneficios que se embolsan por su merchandising que por la gente a la que, cada vez menos, se dedican a salvar. Temiendo el gobierno que un día se alcen para hacerse definitivamente con el contro del país y sabiendo que la opinión pública los adora y encubre hasta cierto punto sus excesos y sus terribles secretos no escatiman recursos para que Billy Butcher, alias El Carnicero, reuna de nuevo a su propio grupo de bastardos, Leche Materna, El Francés y La Hembra, para que inicien toda una guerra secreta contra los héroes de las mallas. Hughie Campbell, que perdió a su prometida en un accidente metahumano, se une al grupo de El Carnicero y en el camino descubrirá un mundo lleno de mentiras, muerte, depravación y violencia.


La serie publicada originalmente por el sello de Wildstorm de DC acabó siendo cancelada en su número seis pese a sus buenas ventas, lo cual ya es una prueba de lo que podemos encontrar en este cómic de Garth Ennis y Darick Robertson, pero fue relanzada por la editorial Dynamite Entertainment después de que DC cediese los derechos de la obra a sus autores. Garth Ennis declaró en su momento que hacía The Boys para que la gente olvidase a Predicador, su serie más reconocida hasta el momento publicada en la línea Vertigo de DC, pero lejos de eso y a pesar de la ausencia de Steve Dillon en el apartado gráfico de The Boys la serie no deja de recordar en muchos aspectos a las historias del sacerdote Jesse Custer. De hecho podríamos describir este cómic como "Predicador masacrando superhéroes" aunque en The Boys se prescinda del tono western y road movie que sí podíamos ver en aquella. Aquí Garth Ennis, en cambio, adorna su festival gamberro con una trama conspirativa entorno a la figura de los superhéroes y de los secretos que estos guardan de cara a la opinión pública y que, sin duda, resulta el aspecto más interesante de la historia.


Esta nueva versión "realista" del género superhéroico puede funcionar como un entretenimiento ligero si no se padece de estómago sensible pero, a la larga, el sustentar toda la historia en la provocación gratuíta y en la acción descarnada, nunca mejor dicho, puede acabar por agotar las posibilidades del cómic y las ganas del propio lector. El dibujo de Darick Robertson -que ya pudimos apreciar en Transmetropolitan la serie de Vertigo en la que coincidió con Warren Ellis- cumple, es efectivo y concreto, lo cual hace que se compenetre perfectamente con la narración de Garth Ennis y eso lo mejor que se puede decir de él. En nuestro país Norma ha publicado hasta la fecha cuatro tomos en tapa blanda de la obra que recopilan los primeros treinta números de la serie y, siendo justos, no es lo más caro que podemos encontrar de dicha editorial. En definitiva, si eres de los que siempre ha sospechado de la homosexualidad de Batman, si nunca has creído que Superman fuese ese boyscout que nos intentaban vender en los cómics y las películas de Richard Donner, si te gustaría conocer lo que nadie te ha contado antes sobre lo que de verdad ocurre en la mansión de los X-men cuando se cierran las puertas, si te preguntas como puede ser el sexo con una persona con superpoderes o, simplemente, desconfías de ellos entonces The Boys puede interesarte pero ten en cuenta que las respuestas que encuentres podrían no ser de tu agrado y siempre estarán salpicadas de sangre.


Ver también:
The Boys en ¿No Eres Mayor Para Leer Cómics?

3 comentarios:

Jeliel dijo...

Lo he leído, sí...
Despertó mi ira. Malditos machistas... ¬¬

Mythos dijo...

¿Has leído The Boys? :O

David dijo...

Yo lo veo como The Authority a lo gamberro. Últimamente han salido muchos cómics de "superhéroes" en la sombra. Estoy de acuerdo contigo, si Ennis no se riera tanto con sus chistes guarros y palabrotas podríamos tener a uno de los autores de cómics más relevantes de lo que va de siglo, como atestigua su magistral MAX Punisher.