5 de noviembre de 2009

Vindicación -Epílogo al Especial V de Vendetta-



Hace algunos meses me embarqué en un proyecto académico (algo sencillo, para subir nota) para la asignatura de libre configuración de Historia del Cómic que se imparte actualmente en la Universidad de Granada siendo una de las pocas universidades donde poder cursar una asignatura de este tipo a día de hoy. La propuesta era hacer un trabajo sobre un cómic a elegir que en mi caso fue ni más ni menos que el V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd. Inicialmente iba a limitarse a un trabajo corto de unas diez páginas como mucho, algo sencillo como he dicho antes, pero como pasa cuando algo te gusta y no quieres que se acabe nunca la cosa se fue alargando un poco...

V de Vendetta

O

Vindicación de las Virtudes del Villano Valiéndose de una Vorágine de Viñetas Volátiles de Vodevil cuyo Veredicto Vertido por la Vox Populi da Vestigios de Victoria a través de Varias Vicisitudes llevando una Vida de Venganza por las Valiosas Víctimas hasta Volar por la Vereda de la Virtuosa Verdad al Valhalla.


Éste es el título que llevaba originalmente el proyecto. Puede parecer una tontería pero me pasé unas cuantas horas intentado hacerlo encajar como véis. Pero no cambiemos de tema. Que te hagan escoger un cómic de entre todos los miles de posibles, cuando eres un "lector habitual" -que siempre queda mejor que decir friki-, es duro pero no había otra salida. Es como que te hagan elegir entre papá o mamá pero sin años de miradas dolidas de soslayo. Entre mis afortunados candidatos finales se encontraban Lenore de Roman Dirge, The Sandman de Neil Gaiman o alguna obra de Alan Moore por determinar. Por mucho cariño que sienta por La Hermosa Niña Muerta, seamos realistas, no es el material más adecuado para un trabajo "serio" y en cuanto a The Sandman de Neil Gaiman por entonces no había podido leer aún la serie completa (por gentileza de Planeta de Agostini y sus prestigios entre otras cosas).

Quedaban las obras Alan Moore y, como historiadora o algo así que pretendo ser, mi primera opción fue From Hell. Pero la verdad es que me pudo la pereza ya que es quizá la obra más compleja de Alan Moore en cuanto a documentación. En la lista quedaban Watchmen y V de Vendetta pero... ¿Que se puede decir de Watchmen que no se se haya dicho ya? Era demasiado fácil caer en lo de siempre y repetir lo que ya se ha dicho tantas veces. En cambio ahí estaba V de Vendetta. Apasionada, visceral, hermosa y en cierta manera eclipsada por su hermana mayor. Decidí volver a leerla con más detenimiento y me percaté de que para evitar un trabajo complejo me debería haber conformado con mi Lenore. Pero me dio igual, quise contar algo que vi, mi visión de la historia y mi interpretación personal sobre ella en algunos aspectos menos habituales de lo normal. Quise rendirle culto a esa maravilla y dedicarle un verdadero monográfico lo mejor que pudiese. Ya entonces surgió la idea de que este trabajo se acabase convirtiendo en una sección de Om & Asociados adecuada al formato virtual y ampliada en algunos aspectos (y otros que, por el contrario, hemos tenido que omitir).

A la hora de trasladar este monográfico a la web intentamos dejar claro que no ibamos a hablar de las excelencias de V de Vendetta ni de su influencia en el mundo del cómic. Como ya he dicho queriamos hacer nuestra propia interpretación y análisis de esta novela gráfica más allá de la confrontación de ideologías políticas que parece determinar el tema central de la trama. Nos interesaba más analizar el factor humano presente y de ahí desprender los posibles conflictos y los motivos de los personajes. Y es que, a nuestro modo de ver, la gran virtud de esta obra no es su mecanismo de relojería casi perfecto, ni el hecho de plantear un mundo distópico deudor de autores como George Orwell o Aldous Huxley, cuyo reflejo en el cómic es obvio, sino el hecho de que Alan Moore y David Lloyd hablan de cosas más importantes en V de Vendetta que de las convicciones políticas y de la libertad: nos hablan de humanidad y de esperanza y de cómo esta se puede sobreponer a todo. Nos cuentan, en definitiva, una historia de amor atípica y poco convencional. Otra aspecto este que me atraía de la historia que plantea la novela gráfica.

Pero aún hubo una razón más, algo más escondida, para elegir este proyecto. Lo que hacen Alan Moore y David Lloyd el la novela gráfica con un personaje histórico como Guy Fawkes me pareció maravilloso. A raíz de la historia que ellos contaron y de como esta ha acabado difundiéndose mucha gente ha acabado relacionando a Guy Fawkes con un símbolo de protesta y reivindicación. Han convertido a un personaje que la historia y la tradición había catalogado como un villano para darle completamente la vuelta y convertirlo en un héroe... o algo similar. Cuando se está en el lado de los perdedores uno debe asumir que la gente conocerá su historia a través de sus verdugos. "Lavar" o "restaurar" la imagen de un personaje en esta situación, de alguien que ha sido vituperado durante siglos, es casi imposible. Una de mis esperanzas y deseos siempre ha sido, por ejemplo, que la gente pudiese ver algún día a Nicolás Maquiavelo como el republicano amante de la libertad que realmente era y no el demagogo apegado al poder real que algunos han visto en su obra El Príncipe. Pero siempre me pareció que en estos casos, como digo, es imposible que una imagen tan arraigada en la sociedad pueda siquiera ser cambiada. Pero Alan Moore y David Lloyd lo consiguieron.

Una vez reveladas las "oscuras" intenciones que me impulsaron a realizar este trabajo ha llegado el momento de ponerse en plan pelota (ejem) y pasar a los agradecimientos.

El primero de la lista es Mythos y no porque sea el editor de Om & Asociados y me pueda echar cuando quiera (bueno, también por eso). Fuera de bromas sin él me habría desesperado antes de acabar y me ha ayudado mucho, más de lo que debería, incluso hay partes del proyecto que básicamente me las ha dado en bandeja y otras que ha acabado por definir y ampliar gracias a sus propuestas e ideas. Esto ha sido un hijo nuestro en común.

En segundo lugar he de mencionar al profesor Ricardo Anguita Cantero que me impartió durante unos meses la asignatura de Historia del Cómic en la Universidad de Granada porque sin su asignatura, simplemente, esto no habría existido. También es de agradecer que su asignatura, para asistir a la cual tenía que subir una cuesta impresionante a las 6 de la tarde con casi 30º grados a la sombra, mereciese mucho la pena.

También agradezco a Zona Negativa, en especial a José Torralba, no sólo por hacernos mención en una web de primera línea como la suya, sino porque además fue uno de los principales sitios de referencia y consulta que utilicé en la elaboración del trabajo. Mención también a Bruce que desde su blog 999 también se hizo eco del proyecto y a Álvaro Pons y La Cárcel de Papel por citarnos más de una vez en sus links de los Lunes. Aprovecho para agradecer a la gente que nos suele visitar y mencionar algunas webs de visita obligada como Osakaru No Kabuto, Mis Comis, La Nuez, El Octavo Samurai, La Piedra de Sísifo, Jardín Kiryesco, Ondas Siderales Periféricas, La Caverna, OMG, Tengan Mucho Cuidado Ahí Fuera, Diario de un Yogur Caducado, El Cuarto Mundo, ¿No Eres Mayor Para Leer Cómics? o El Lector Impaciente. Seguramente olvidaré a alguien por el camino pero espero que sepa perdonarme.

Y para terminar, a todos los que habéis estado leyendo esto y a los que habéis comentado sobre ello alguna vez, ya que un escritor sin público es sólo alguien que da golpes en las teclas. Hasta aquí llega el Especial V de Vendetta aunque no descartamos futuras entregas sobre temas que han quedado en el tintero por falta de "medios" y tiempo como puede ser el artículo dedicado a David Lloyd que en un futuro esperamos tener listo. En casi toda su totalidad lo que podéis leer es lo que fue el proyecto que se inició hace ya meses como mi proyecto académico y a partir de aquí el camino siempre estará abierto para evolucionar. Pero mientras volvemos sobre ello, o no, creo que no hay mejor día para poner un punto y aparte que este. No lo hemos buscado pero este 5 de Noviembre viene que ni pintado.


"Remember remember the Fifth of November
Gunpowder, treason and plot
I see no reason why gunpowder, treason
Should ever be forgot"




6 comentarios:

charlie furilo dijo...

Gracias a vosotros por el acojonante trabajo que nos habéis mostrado durante este tiempo. Enhorabuena otra vez.

Saludos.

Peter Parker dijo...

Enhorabuena por tan buen trabajo!

Mythos dijo...

Yo me lo he pasado muy bien colaborando en este proyecto y contigo. Además que, en lo personal, siempre ha sido V de Vendetta mi cómic preferido de Alan Moore. Creo que es su obras más apasionada como dices y como él mismo ha admitido en alguna ocasión. Así que ha sido un placer y no haber sido muy coñazo como editor.

Etrigan dijo...

Excelente trabajo. Ojalá se hicieran más análisis de este tipo con obras cumbres del cómic.

Por cierto, cuando se editó por primera vez ¿alguien fue consciente de que stábamos ante una obra maestra? o entonces se ensalzaron cómics minoritarios de esos que sólo leen cuatro...

Mythos dijo...

Lo cierto es que la historia se empezó a publicar en la revista Warrior en los 80 y era uno de sus cómics más famosos... Lo que no sé es la popularidad de la que llegó a gozar Warrior pero cerró en cierto momento dejando inacabada V de Vendetta que se termino por publicar en DC. Yo supongo que la serie tuvo un relativo éxito en su momento, sobre todo por el panorama del cómic entonces, y que acabó de hacerse más reconocida cuando Alan Moore creo Watchmen con David Gibbons.

José Torralba dijo...

Vosotros no tenéis que agradecer absolutamente nada; más bien al contrario: nosotros tenemos que agradecer el que hayáis puesto a nuestra disposición un análisis tan exhaustivo, incisivo, completo y apasionante sobre una obra como V de Vendetta. Mi más sincera enhorabuena a Jezabel, Mythos y a cuantos hayan participado en el proyecto porque ha merecido mucho, muchísimo la pena estar aquí, ilusionado cada vez que aparecía una nueva entrega.

Por lo demás, hablar de lo que a uno le gusta y le parece digno de reconocimiento no es ningún mérito. Más al contrario... es una obligación.

¡Un saludo!