26 de noviembre de 2009

-Crónica I Salón del Manga: Especial Japón de Granada ´09-

Una delegación puramente representativa de Om & Asociados, formada por Ladilla Verde y por una servidora, Jezabel (sé que en realidad ni Om se fija en quién postea cada actualización), nos embarcamos en la misión de recorrer ese paraje del frikismo otaku granadino que es el Salón del Manga: Especial Japón que se celebraba por primera vez este año los días 6, 7 y 8 de este ya casi finalizado mes de Noviembre. El "verdadero" Salón del Manga como lo denominaba la organización ya que el "oficial", el IV Salón del Manga de Andalucía, se celebró entre el 30 y 31 Octubre y el 1 de Noviembre también en Granada. Y lo cierto es que en eso de el "verdadero" Salón del Manga, aunque sólo tenga referencias de terceros, los organizadores tenían razón. Conste que sólo fuimos como corresponsales de modo que la semana de antes planeando la vestimenta, las tres veces que esta humilde narradora se subió posteriormente al karaoke, lo de inscribirnos en el taller de parapara y todo lo demás fue con simple afán informativo. La verdad es que el mayor inconveniente que le encontré a este Salón del Manga: Especial Japón es la escasa facilidad para desplazarse hasta el recinto del evento situado en la Feria de Muestras de Armilla. Vale, de eso no se le puede echar la culpa a nadie más que al transporte de autobús urbano, que en vez de un recorrido convencional y eficiente parece un auténtico circuito de Scalextric. En serio, sin exagerar, que recorrido más raruno tiene... Y es que para llegar al recinto dimos una vuelta más que amplia, no porque nos perdiésemos, que va, ahora entiendo que fue por puro deporte.

-Oleadas de frikis en el Especial Japón-

El recinto, eso sí, era grande, había bastante gente pero sin que ello evitase la libre circulación de personas y mercancías de un lado a otro. Pero eso es lo de menos, ¿no? Me han dicho que comente el tema de los precios. Había tres tipos de entrada. La entrada para un sólo día por 3 € y un manga y un DVD de regalo, la segunda opción era la entrada para los tres días que duraba el evento y que costaba 8 € más los mismos mangas y DVD´s de regalo o, finalmente, la llamada entrada anticrisis que servía para un sólo día pero por 7 € te regalaban una serie completa de anime. A mí me pareció razonable, el manga y los DVD´s que regalaban eran cutres, pero como suele suceder siempre en esta clase de sitios si te dan algo gratis será por algo... La entrada anticrisis, para quién le interesasen los regalos que con ella entregaban pues bien (eso tendréis que preguntarle a Rafagast), aunque la verdad no salía mucho más económica. Si queréis más comentarios sobre el tema económico buscadlos en otro lado que a mí, desde pequeñita, me han inculcado que hablar de dinero es de muy mala educación. Y antes que se me olvide... respecto al concierto del grupo Disaster Vangh (anteriormente conocidos como Nyu-shiki) no es que quiera decir que hiciesen playback, que lo hicieron, pero joder...

...¡las guitarras no estaban ni siquiera enchufadas!

Respecto a los stands había muchos y variados, sino vaya aburrimiento, desde los clásicos stands comerciales y colaboradores del evento como son tiendas de Granada en la línea de Shazam! Cómics, Freakmondo o la Librería Draco (esto es publicidad gratuita, tendrán queja... aunque si queréis remunerarme por ello soy la del bolso de cuadritos cargado de chapas) mientras, por otro lado, encontramos stands no comerciales de fanzineros, asociaciones diversas y algunas webs populares. También acudieron al evento algunas tiendas foráneas y había multitud de stands pequeños de cosas variadas además del omnipresente stand gótico que cualquier salón que se precie de serlo debe tener. Lo primero que pensamos al entrar al recinto del Salón del Manga: Especial Japón fue algo así como "¡Mierda, nos han aplastado!". Y es que creer que el nivel cosplayero iba a ser bajo fue un craso error. Si no me creéis a mí, podéis dar una vuelta por el tuenti de Conejo Rosa, donde encontraréis una extensa muestra fotográfica del evento y las pintas que llevaba la gente.

Pero lo estoy desordenando todo y Mythos siempre me dice que soy una desordenada patológica así que como no quiero darle más pruebas de ello, volvamos al viernes, cuando todavía no había estallado la fiebre cosplay. Siendo viernes, entre otras actividades, nos echaron la buena ventura con las Cartas de Clow (de Card Captor Sakura, sí) y, para quién le interese, creo de verdad que la chica acertó sobre mi futuro. Me dijo que este año si estudiaba aprobaría todo... y para eso sólo esperamos unos 10 minutos de cola. Luego, en lo personal, me dediqué a acaparar un rato el karaoke (sí, hay pruebas en youtube y, no, no pienso poner el link). Pero hablemos del resto de actividades, que por haber había un montón, aunque tenían el claro inconveniente de que estaban demasiado "espaciadas". Es decir, que o le pones muchas ganas o te quedas sin hacer nada y yo, como desganada soy un rato, acabé por apuntarme únicamente al taller de parapara con Ladilla Verde. Sí, es divertido lo admito, pero habría sido mejor si las monitoras se supiesen el baile desde un principio y ya ni que decir de que diesen algunas explicaciones decentes. Aunque no me quejo demasiado. En serio, para quién me conozca de verdad sabe que poner sólo dos pegas es quejarme muy poco, así que debió de ser bueno.

Respecto a los concursos que se organizaron el viernes se realizó el de karaoke, con menos participantes de los que cabría esperar pero con más nivel de lo que se podría suponer (ya quisieran los de Operación Triunfo). De verdad, sin exagerar, que buenas voces (asco de gente). Los ganadores, eso sí, me decepcionaron, sigo sin entender que ganase el "dúo sin voz" o "el monstruito con pretensiones de diva". Únicamente estuve de acuerdo con el premio a la actuación individual. Y seguiré pidiendo sangre porque no ganase nada el chico que iba de L (de Death Note) y que cantó igual que Gackt. El concurso de cosplay comenzó muy fuerte, con una actuación soberbia de un grupo que interpretaron a los personajes de Tsubasa: Reservoir Chronicle y XXXHolic (a pesar de la triple X no es nada erótico) de las Clamp, y por los que casi me amotiné cuando no ganaron. Eso sí, mucho otaku suelto y mucho manga de por medio, pero fue subirse un imitador de Blasa (la curiosa anciana que interpretaba José Mota de Cruz y Raya) y enloquecerse toda la afición. El "otakismo" no podrá nunca superar los recuerdos de nuestros héroes televisivos más puramente patrios y mucho menos si alguien nos grita "tuuuuuusa" delante nuestro.

Sobre los sección de videojuegos, bueno, solían estar ocupados. Creo que a más de uno se le había pegado el mando a la piel de las manos pero, muy de vez en cuando, con suerte, podías echar una partida el Guitar Hero o al Dance Dance Revolution (DDR). Hubo también diversas charlas sobre aspectos de la cultura japonesa y de temáticas tan dispares como El arte del Bonsái, Moda urbana: Lolitas, El cine en Japón, El teatro Kabuki y su influencia dentro de la cultura del anime o la presentación del documental Tokyo, Ciudad Animada. También hubo exposiciones sobre muñecas japonesas actuales, sobre Ikebana o una dedicada al director Hayao Miyazaki. Talleres de Omamoris, Hackimakis, Teru Teru, Origami y palabrejas por el estilo. Masajes de shiatsu y reiki, la Mangateka y la sección gastronómica donde se podían hacer degustaciones de té o de comida tradicional japonesa (básicamente ramen, sushi y los dorayaki de Doraemon). De todo un poco, vamos. En definitiva, a modo de valoración, creo que la experiencia estuvo bastante bien y fue positiva, aunque no es que tenga mucho bagaje de momento en este tipo de eventos. Lo mejor que puedo decir del Salón del Manga: Especial Japón de Granada de este año es que al final fuí dos días seguidos. Y no fuí un tercero porque tanto parapara y tanto jugar al Dance Dance Revolution acaba teniendo consecuencias. Así que, pese a lo que puedan creer en ADLO, el Salón del Manga de Granada sí existe y yo estuve en él (y alguna de las fotos mostradas lo confirma un poquito).


Fotos vía Ramen para Dos

7 comentarios:

Mythos dijo...

Me habría gustado ir y ver como cantabas en el karaoke in situ xD Además parece más tranquilo que el Salón del Manga de Barcelona que la verdad me pone un poco de los nervios un recinto que se queda tan pequeño con toda la gente que suele ir.

Tatsel Le Duc dijo...

Oye, pues parece q ha estado guay. yo el finde del 12 tengo expocómic madrileño, y cosplayyy... eso tb va a ser mitico (no tanto como tú cantando, pero casi XD)

Jezabel dijo...

Creo que lo mejor es que nadie se ha fijado en que salimos en una foto, jijiji

Anónimo dijo...

Bueeeeno, as dixo por ahi arriba "respecto al concierto del grupo Disaster Vangh (anteriormente conocidos como Nyu-shiki) no es que quiera decir que hiciesen playback, que lo hicieron, pero joder...

...¡las guitarras no estaban ni siquiera enchufadas!"

bien, dices ke las guitarras asta estaban desenxufadas, aki te dejo una foto de ese mismo concierto del ke ablas

http://es.tinypic.com/r/2hc

solo decirte un par de kosas, o no entiendes una mierrrda de musika ni sabes lo ke eskuxas, o tienes tanta mania al grupo ke te inventas las kosas, (yo kreo ke son las dos a la vez)

y una ultima kosa.... OWNED!!!!!

PD: por si kieres kontestar te dire ke soy Dai, para no ir escondiendome ni nada :)

Anónimo dijo...

http://i39.tinypic.com/2hcm81t.jpg

ubo un fallo kon el enlace, ahi lo tienes

Mythos dijo...

Esa foto sólo demuestra que un cable sale de la guitarra pero no se ve que se conecte a un amplificador que es lo necesario para que la guitarra suene ;)

Jezabel dijo...

Aunque ya te lo han explicado, lo haré de nuevo, que quizás debía hacerlo más claramente. Tenían cable, no estaban conectadas al amplificador, osea que no sonaban, con un poco de oido notabas que la música era grabada, ya que sonaba en el mismo campo auditivo que la bateria ausente.
Y comentarte dos cosas, Dai (por cierto, decirme que eres Dai es como decirme que eres Paco, no sé quien eres), sé solfeo y tengo una guitarra electrica, para empezar. Lo segundo es que es difícil tenerle manía a un grupo del que no había oido hablar en mi vida y que seguramente no vuelva a hacerlo, no me gustaron, pero manía le tengo a otros como bisbalines, esos simplemente me son indiferentes.
Estoy tan segura de que estaban sueltas porque el guitarrista principal le dio un golpe con el cable suelto al cantante y me estuve riendo la mitad del concierto.