8 de octubre de 2009

Quién es Quién en V de Vendetta -Evey-


"Con la anarquía surge una nueva vida de las ruinas
y se restaura la esperanza.
Dicen que la anarquía ha muerto, pero mirad:
los rumores sobre mi muerte...
eran exagerados."

Evey

-La Heredera de Un Nuevo Mundo-



Al contrario que V saber quién es Evey Hammond es fácil pues su identidad no es un misterio: Evey es una víctima con su nombre y apellidos. Al principio de la novela gráfica de V de Vendetta nos encontramos a una niña de dieciséis años, pues eso es realmente Evey en este momento, que parece perdida en el voraz mundo en el que vive que no es capaz de entender y que nadie se molesta en explicarle. No lo cuestiona pues prácticamente no ha conocido nada más simplemente asume que las cosas son como son. Evey, como tantas otras personas en el Londres que retratan Alan Moore y David Lloyd en el cómic, no es feliz pues el estado no busca el bienestar de sus ciudadanos. Siendo pequeña Evey contempló la crueldad de este mundo que se vino abajo después de una guerra nuclear y de un grupo de poderosos que quisieron aprovecharse de la situación. Un gobierno que decía protegerla se llevó a sus padres para no devolvérselos nunca más. En ese momento aprendió a no hacer preguntas y a no cuestionarse las cosas y fue ingresada en un orfanato en el que tenía que apañárselas para sobrevivir en unas condiciones lamentables. La vida de Evey, como la de muchos de los personajes de V de Vendetta, no ha sido fácil.

Evey es el producto perfecto de lo que su país espera de ella: ingenuidad, ignorancia y debilidad. Un producto de los acontecimientos y de la situación decadente en que se ha sumido la sociedad inglesa. En un país con un gobierno totalitarista donde los individuos se ve sublimados y pierden la facultad de pensar por sí mismos convirtiéndose en instrumentos más o menos útiles del engranaje. La dictadura de Adam J. Susan “construye” individuos confusos y asustados que tienden a aferrarse a cualquier mínima posibilidad de salvación y esperanza en sus monótonas vidas que se encuentran determinadas y definidas por el férreo control de un gobierno, literalmente, siempre vigilante. Por estas cuestiones, el dibujo de David Lloyd se destapa perfectamente a la hora de retratar a la gente de la calle, personas abatidas y depresivas que el artista interpreta como formas fantasmales y desnutridas. Descripción que comparte el personaje de Evey. La única solución que le queda a Evey para mejorar mínimamente su vida es la de prostituirse pero su total inexperiencia hace que caiga en manos de los Dedos en su primer intento. En ese mismo momento Evey es rescatada por V… en más de un sentido.

Bajo la tutela de V, iniciática y por momentos casi paternal, pronto aprende que el mundo es mucho más grande de lo que le habían enseñado. V la sumerge en un mundo confortable, personificado en La Galería de las Sombras, en el que se siente segura pese a su desconfianza inicial y su oposición a la misión y los métodos de V. Su protector le anima a leer y a formarse e intruirse como persona, es decir, le da una educación a la que no podría haber tenido de otra manera acceso. En cierta manera V restaura la infancia de la que privaron a Evey y que él mismo, posteriormente, acabará volviéndosela a arrebatar. Antes, no obstante, se volverá a ver abandonada. Esta vez por V que esta dispuesto, por duro que sea, a plantearle la más dura lección que debe aprender para poder valerse por sí misma: vencer el miedo. Fuera de la Galería de las Sombras Evey se las arregla para conocer a un hombre mayor que ella, Gordon Dietritch, con el que establece una relación amorosa que parece más determinada por la propia necesidad de supervivencia que por ser una verdadera aspiración romántica del personaje. Nuevamente una pátina de felicidad parece caer en su vida hasta que un día el gobierno descubre las actividades clandestinas a las que se dedica su pareja. Evey vuelve a ver sola y asustada, intenta vencer el miedo por sí misma pero fracasa, y de nuevo se encuentra con que le han robado todo lo que tenía.

Cuando creía que no le podía ir peor es detenida y llevada a las dependencias del gobierno O eso mismo cree ella y creemos nosotros al caer en la trampa de Alan Moore. Allí Evey será torturada, maltratada y vejada con la intención de que revele el paradero de V. Cuando Evey se encuentra a punto de ceder llega una carta a sus manos de una interna de la habitación contigua a ella: Valerie. Lo que en aquella carte lee Evey la cambia por dentro, como ya había hecho con V sin ella saberlo entonces, y su inocencia muere para definir su carácter con firmeza y vencer al miedo. Incluso al que acompaña a la muerte. Finalmente, liberada de su encierro para sorpresa suya, descubre que todo ha sido un montaje orquestado por V y tiene una crisis de ansiedad pero en el exterior, de noche y con la lluvia cayendo sobre ella, al fin comprende la lección y se produce en ella una transfiguración. Evey camina desnuda bajo del agua de la lluvia en lugar del fuego a través del cual nació V que resulta una premonición sobre su destino como lo fue para V su propia experiencia. En este momento, aún sin saberlo, se convierte en la heredera de V y de su máscara. La anterior Evey ya no existe y aquella chica asustadiza incapaz de valerse por sí misma ahora es una mujer convencida de su destino y de sus acciones.

Después de la muerte de V no tardará Evey en comprender que el ideal, la llama de la esperanza, debe seguir viva. Ella misma debe asumir la máscara y mostrar el camino a una sociedad rota, gracias a su predecesor y maestro, construyendo algo nuevo sobre sus cimientos. "Esa es tu tarea: gobernar sus vidas, sus pasiones, su tierra y a sí mismos..." le dice V con su último aliento dando a entender que no será un camino fácil y que Evey tendrá que tomar muchas decisiones difíciles hasta llegar a esa nueva tierra prometida y dejar atrás la tierra de haz lo que quieras. Evey debe descubrir quién estaba bajo la máscara pero sin que la tentación le haga mirar la verdadera cara de V. Eso le pide él mismo y como último favor le solicita un funeral vikingo. El funeral vikingo no es una excentricidad de V ni algo gratuito. En estos antiguos funerales se quemaba al difunto en una pira liberando de esta manera el alma del cuerpo. Es por ello el ritual más apropiado para este caso ya que de esta manera V se convierte definitivamente en una idea, en un concepto y un ideal, al no quedar nada del hombre. No acaba convirtiéndose en un falso ídolo como podría haber ocurrido de seguir vivo. De haber seguido su cruzada, una vez cumplido su objetivo, aquello sólo podría haber conducido a la corrupción de sus principios. Por ello V se hace a un lado, se aparta, para no caer en los mismos errores de aquellos que habían llevado al país a su estado actual. V no quiere convertirse en un alma errante condenada a vagar eternamente motivo por el cual los pueblos nórdicos quemaban también a sus seres queridos. Finalmente Evey, consciente de todo esto, descubre, no quién estaba bajo la máscara, sino quién debe estar. Evey es la otra cara de la anarquía, sobre la que V le había hablado, aquella que debe construir sobre los cimientos de lo destruido y edificar el mañana con la esperanza de que no sea demasiado tarde para que una rosa florezca entre las ruinas.


Artículos relacionados:

Quién es quién en V de Vendetta -El Villano (I)-
Quién es quién en V de Vendetta -El Villano (II)-

Quién es quién en V de Vendetta -El Villano (III)-

3 comentarios:

José Torralba dijo...

Un trabajo verdaderamente impresionante el que estás haciendo, Jezabel. Me he permitido enlazarlo en mi blog. En cualquier caso, ¿sería posible crear una etiqueta y colocársela a todos los textos que has publicado sobre V? Es que cada vez va siendo más difícil tenerlos todos a mano (la bio de Alan Moore, las distopías, la película y ahora los personajes).

Un saludo y lo dicho: un trabajo fenomenal.

Mythos dijo...

De lo de las etiquetas me encargo yo. Es una buena recomendación que no sé porque no hemos hecho antes porque el proyecto de Jezabel lo merece. Así que en nada lo soluciono ;)

Gracias por comentarios y de parte de Om por la entrada en Zona Negativa. La verdad es que personalmente me ha hecho mucha ilusión la mención.

José Torralba dijo...

Muchísimas gracias por atender mi petición... todavía se podían buscar pero cuando Jezabel termine va a ser un tratado extenso que conviene tener a mano.

Y sobre la mención, cuando se ve un buen trabajo lo menos que se puede hacer es promocionarlo. Como el tuyo por cierto... añadí tus reseñas al apartado de enlaces en House of Mystery y Northlanders.

Un saludo desde Zona Negativa, sección Vertigo a la derecha ;)