29 de septiembre de 2009

Quién es Quién en V de Vendetta -El Villano (I)-



En donde el Villano es convertido en héroe a través de una catarsis,
y un conspirador católico renace como un libertador anarquista
que mediante la transfiguración del fuego, finalmente,
consigue volar El Parl
amento un 5 de Noviembre.


El Villano (Primera Parte)
-De Cómo el Villano Se Convierte en el Héroe Suplantando a un tal Guy Fawkes-


El personaje V, autoproclamado como el villano de la función, es la figura clave de la novela gráfica V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd. Un misterioso hombre, hasta que no se demuestre lo contrario, de singular personalidad, complejo y lleno de matices, que se presenta ataviado o disfrazado cómo un tal Guy Fawkes. Un personaje histórico muy reconocido en Inglaterra, a pesar de su importancia casi anécdotica en su historia pero que, no obstante, se ha alzado casi como un símbolo en representación de una de las épocas más convulsas del país enmarcada dentro de sus luchas religiosas internas entre católicos y protestantes. El histórico Guy Fawkes nació el día 13 de Abril de 1570 en High Petergate en el seno de una familia protestante. Tras la muerte en 1579 de su padre Edward Fawkes, que presumiblemente trabajaba como notario, su madre contrajo segundas nupcias con Denis Bainbridge practicante y devoto católico. De esta manera, cuando Guy Fawkes contaba apenas con 16 años de edad, él y toda su familia se convirtieron al catolicismo. Guy Fawkes no tardó en darse cuenta de inmediato de la brutal represión con la que el Parlamento inglés y la dinastía de los Tudor trataba a los católicos.

Guy Fawkes exiliado fuera de su país sirvió en su juventud en el ejército español destinado en los Países Bajos donde adquirió experiencia militar y mientras esos mismos años la situación en Inglaterra se hacía cada vez más insostenible. Isabel I había mostrado claramente durante su reinado su oposición a los católicos que la llevó incluso a prohibirles la celebración de sus oficios religiosos a no ser que se acogiesen a sus formas anglicanas. Ante el temor de un golpe de estado alentado por la Iglesia de Roma que la había excomulgado en 1570 Isabel I, pese a sus reticencias iniciales, mandó ejecutar en 1587 a María I Estuardo, reina de Escocia y sobrina segunda suya, por sus reiterados intentos de restaurar el catolicismo en Inglaterra. A la muerte de Isabel I, no obstante, el único descendiente con capacidad para reclamar la corona era el hijo María I Estuardo. Por ello, a las pocas horas de morir Isabel I, Jacobo VI de Escocia ascendió al trono como Jacobo I. El nuevo monarca contrajo matrimonio con la católica Ana de Dinamarca lo que, a pesar de todo, no suavizó la represión anticatólica sino que, al contrario, la acrecentó.

Será en 1604 cuando, viendo el devenir de los acontecimientos, un grupo de provinciales católicos liderados primeramente por Robert Catesby, Thomas Wintour, Jack Wright y Thomas Percy se reúnan en secreto para sentar las bases de lo que posteriormente sería conocido como El Complot de la Pólvora. El plan consistía en atentar contra Jacobo I colocando unas cargas de pólvora en los sótanos del Parlamento para hacerlas estallar en la próxima ceremonia de apertura. Durante el año siguiente se encargarían de reunir apoyos para financiar y llevar a cabo su plan y, entre ellos, el primero en unirse a la trama sería Guy Fawkes. Posteriormente también se incorporarían al proyecto nombres como Thomas Bates, John Grant, Robert Keyes, Robert Wintour, Christopher Wright, Everard Digby, Ambrose Rookwood y Francis Tresham. Los conspiradores alquilaron una dependencia en los sótanos del Parlamento donde fueron amontonando hasta 36 barriles de pólvora para preparar el atentado contra el rey pero el plan tuvo que retrasarse hasta el 5 de Noviembre debido a los estragos que estaba causando la peste en el país y que postegaron la propia ceremonia de apertura.

El plan fracaso y fue descubierto al recibir William Parker, barón de Monteagle y cuñado de uno de los conspiradores, una carta anónima en la que se le advertía del peligro que corría al asistir a la ceremonia de inauguración. El 4 de noviembre el jefe de seguridad, a instancias de Robert Cecil, conde de Salisbury, registró el Parlamento y encontró en él a Guy Fawkes ultimando los preparativos del atentado. Después de ser arrestado se le torturó duramente y acabó revelando los nombres del resto de los conspiradores manifestando sus intenciones de magnicidio para acabar con las persecuciones religiosas. La mayoría de los conspiradores fueron ejecutados en frente de Westminster, cerca del Parlamento que habían intentado volar por los aires, después de un rápido juicio previo en el que fueron acusados de traidores. Como tales la ejecución no podía ser otra que la que dictaba la ley: “Colgándoles del cuello sin dejarles morir, seccionándoles los genitales, echándolos al fuego ante sus propios ojos y, hallándose aún vivos, destripándoles y arrancándoles el corazón antes de decapitarles y despedazarles. Luego se expondrían ante el público las cabezas clavadas en picas y serían arrojados los restantes trozos a los pájaros para su alimento.” Espectáculo que fue presenciado por una gran multitud que pagó su entrada para verlo.

Para los católicos esto significó el incremento de las restricciones a las que ya estaban sometidos prohibiéndoles servir como oficiales del ejército o de la armada y privándoles de su derecho al voto. El 5 de Noviembre se declaró desde entonces día de celebración oficial en el que se encienden hogueras y se queman efigies de Guy Fawkes para dar gracias a Dios por impedir el atentado a Jacobo I y por la derrota de los papistas y católicos. Ni siquiera Carlos I, heredero de Jacobo I y casado con la católica Enriqueta María de Francia, pudó acabar con la nueva festividad debido a la fuerte oposición protestante. La festividad adquirió a finales del siglo XVIII una nueva faceta como acto de vandalismo cuando el pueblo se dedicó al pillaje y a arrancar la madera de las casas y las vallas para arrojarlas al fuego como combustible. Ya a mediados del siglo XIX, el día de Guy Fawkes había perdido el significado patriótico y anticatólico que la definía, de forma que el Parlamento tomó la decisión de retirarlo del calendario oficial. La festividad quedó relegada a un simple festejo popular en el que las efigies de Guy Fawkes se comenzaron a sustituir por otras de personajes más contemporáneos que durante los años, y según el momento histórico, han ido variando representando a personajes el líder nacionalista irlandés Charles Parnell, Tony Blair, Adolf Hitler o Margaret Thatcher.


Fuentes consultadas:

El Complot de la Pólvora: 4oo Años Después

Guy Fawkes en Wikipedia

Artículos relacionados:

La Distopía del Mañana en V de Vendetta (I)
La Distopía del Mañana en V de Vendetta (II)

V de Viñetas en Movimiento (I)

V de Viñetas en Movimiento (II)

Biografía "Extraordinaria" de Alan Moore (I) -Los Primeros Pasos-
Biografía "Extraordinaria" de Alan Moore (II) -Los Años Dorados-
Biografía "Extraordinaria" de Alan Moore (III) -La Etapa Mágica-


2 comentarios:

Musa dijo...

Este post es uno de los que más me ha gustado sobre el proyecto Vendetta ;) No sé, la historia de Guy Fawkes siempre me ha parecido muy interesante (aunque no deja de ser macabra).

Enhorabuena!

Jezabel dijo...

Gracias!