14 de julio de 2009

Biografía "Extraordinaria" de Alan Moore (II) -Los Años Dorados-

En dónde seguimos relatando la vida de ese curioso personaje de palabras virtuosas, ingente talento y barba prominente llamado Alan Moore y de cómo a pesar de sus éxitos y, aún después de tanto tiempo, le sigue amenazando el instinto come-cerebros cuando alguien le menciona sobre esas grandes editoriales de cómics pijameros estadounidenses.

En 1982 el editor de cómics Dez Skinn lanzó al mercado la revista Warrior y fichó al prometedor Alan Moore como estrella en alza para que escribiese tres de las historietas de la revista. Este se decantó por escribir The Bojjefries Saga una hilarante historia sobre las vivencias de una familia de monstruos. Aunque las otras dos series son las levantarían verdadera expectación. La primera sería Marvelman, un revival de un personaje de los 50 creado para llenar el hueco que había dejado el Capitán Marvel americano que había sido cancelado debido a los litigios con DC. La otra serie sería V de Vendetta la visión del guionista de Northampton y el dibujante David Lloyd de un mundo distópico con un terrorista anarquista que luchaba contra el gobierno fascista británico tras una máscara de Guy Fawkes (véase próximas publicaciones en Om & Asociados). Posteriormente Marvel UK le daría la oportunidad de hacerse cargo del Capitán Britania junto a Alan Davis serie que se convertiría en otro de sus éxitos tempranos. También firmo obras "menores" como Skizz, D.R. & Quinch y La balada de Halo Jones para la revista 2000 AD.

Todo ello llevó a Alan Moore a ganar el Premio Eagle al mejor escritor en 1982 y 1983 lo cuál llamó la atención en Estados Unidos aunque, según Alan Moore, “los americanos tienden a pensar que cada premio es un Oscar y no se dan cuenta que los premios de la industria del cómic son votados por 30 personas que visten anoraks y tienen espantosas vidas sociales”. Finalmente en 1983 recibió una llamada de Len Wein de DC para ofrecerle la serie de La Cosa del Pantano. Bajo los incentivos de un mayor salario y de royalties Alan Moore acepta mientras que en 1984 Warrior cerraba dejando colgada V de Vendetta (al menos durante 5 años). Abandonó también el Capitán Britania de Marvel UK porque considero que habían tratado mal a sus compañeros Bernie Jaye y Steve Moore. Y enseguida el guionista británico empezó a destacar en su nueva serie de la que habría que remarcar su segundo capítulo en ella que tenía por título Lección de Anatomía. Esta serie sirvió a Alan Moore para experimentar y descubrir las posibilidades del medio mientras exploraba todo tipo de temas sociales, desde el racismo a la critica medioambiental, con un trasfondo de horror existencial retratado a la perfección por Stephen Bisette y John Totleben. Su labor en La Cosa del Pantano le valió así para ganar algunos premios más por su trabajo.

La Cosa del Pantano sería además el germén del sello Vertigo de DC que inauguraría John Constantine, personaje creado por Alan Moore en la serie cuyo carisma le valió su serie propia, Hellblazer, a modo de spin-off, de la mano de Jaime Delano. Alan Moore, no obstante, siempre se ha desligado de esta línea Vertigo alegando que si es un hijo ilegitimo suyo, no lo reconoce y “no piensa someterse a pruebas de paternidad”. Dentro de DC, en este periodo, escribió otras historias como Tales of The Green Lantern Corps, Vigilante con una historia de abuso a menores algo pólemica, un par de historias sobre Superman entre ellas ¿Qué Fue del Hombre del Mañana? o El Hombre Que Lo Tenía Todo con David Gibbons y la magnifica La Broma Asesina con Brian Bolland en un especial de Batman. Fuera del mundo de los cómics en sus ratos libres Alan Moore aún tuvo tiempo para formar un grupo de música con David J el ex-miembro del grupo Bauhaus. El grupo en cuestión se llamo The Sinister Ducks y llegaron a publicar un single en 1983 con el título de March of Sinister Ducks.



Pero la obra que le haría alcanzar definitivamente el estrellato a Alan Moore no serían sus pinitos en el mundo de la música sino un cómic: Watchmen. Una novela gráfica en 12 partes co-creada y dibujada por David Gibbons que se empezó a publicar en 1986. La historia intentaba plantear como sería el mundo real si los superhéroes existiesen y se sitúa en los años de la Guerra Fría con la tensión entre Estados Unidos y la U.R.S.S. como eje central del relato. En principio Alan Moore iba a utilizar los superhéroes de la Charlton, que él había leído de pequeño y que la DC acababa de comprar, pero al final sólo se basaron en ellos y los tomó como referencia para establecer diferentes arquetipos superheróicos. Watchmen fue el primer cómic en ganar el Premio Hugo de Ciencia Ficción en 1988. Alan Moore se había convertido de la noche a la mañana en una estrella para los medios. Radios, televisiones y revistas se hacían eco de él y junto a Frank Miller con El Regreso del Caballero Oscuro y Art Spiegelman con Maus se convirtió en el abandero del nuevo concepto de cómic que alguien dio en llamar novela gráfica. Según Alan Moore aquel fue el momento de dar un giro al mundo del cómic pero “los del marketing se cargaron la oportunidad al inundar el mercado con montones de mierdas de Batman y Spiderman editadas con portadas brillantes” matando, de esta manera, a la novela gráfica.

La fama, por otro lado, no hacía sentir cómodo a Alan Moore y las convenciones se hicieron casi insoportables llegando a provocarle pesadillas. El siguiente proyecto para DC del guionista iba a ser Twilight of the Superhéroes con los personajes principales de DC pero nunca llego a publicarse y ni tan siquiera a iniciarse. Aunque diez años después algunas de las ideas centrales planteadas por Alan Moore fueron utilizadas en Kingdom Come, aunque no con la participación del guionista inglés, sino con Mark Waid y Alex Ross. Pronto surgieron diferencias con DC por los royalties de Watchmen y otras disputas sobre el control creativo pero la gota que colmo el vaso para el autor fue el nuevo sistema de calificación para adultos que DC planeaba aplicar con el que Alan Moore estaba en desacuerdo. Él era de la opinión de que si no había clasificaciones en los libros no debería haberlas en los cómics y con ironía animo a DC a clasificar sus cómics como “Repletos de Tetas y Entrañas”. Después de aquello juro no volver a trabajar para la editorial estadounidense una vez hubiese cumplido su contrato con esta y hubiese acabado V de Vendetta de la que se habían hecho cargo y reimprimido en color.

Alan Moore también rechazó trabajar para Marvel por la disputa que esta tenía con la editorial menor Eclipse que estaba reimprimiendo Marvelman y se vio obligada a cambiar el nombre del personaje por Miracleman debido a las amenazas de acciones legales. Alan Moore, como venganza, prohibió la reimpresión de Capitán Britania en Estados Unidos lo que le llevó a enfrentarse con su amigo y antiguo colaborador Alan Davis que respondió a su vez prohibiendo la reimpresión de Marvelman en Estados Unidos. Alan Moore se retiró del escenario entonces y estaba dispuesto a dejar los cómics de superhéroes atrás después de las continuas decepciones con las grandes editoriales. El cine y la televisión parecía que iba a ser su nuevo destino por el interés que estas demostraron por el artista inglés que les llevaron a ofrecer lucrativas propuestas como Robocop 2 o Dr. Who que Alan Moore rechazó una y otra vez. Si acabo firmando un guión propio llamado Fashion Beast que resultaba ser una interpretación del cuento de La Bella y la Bestia y del que a día de hoy no se sabe nada.

-Continuará-


Artículos relacionados:

Biografía "Extraordinaria" de Alan Moore (I) -Los Primeros Pasos-

4 comentarios:

Pablo dijo...

Notable biografía. La influencia de "La cosa del pantano" es realmente impresionante, el impacto es contemporaneo a su publicación, la diversidad de temas y fórmulas narrativas es notable. American Gothic fue la primera Road Story de horror que siempre me ha parecido la base obras posteriores como Predicador, el tratamiento elemental de Swampy, como una fuerza como un ser invisible, casi como un espectador me parece trascendental para Sandman, y es que Swampy es uno de los pilares fundamentales de la línea Vertigo. Me parece injusto que niegue su paternidad sobre John Constantine, en cada número de Hellblazer deberpia aparecer los apellidos de Moore Totleben y Bissette, sin duda alguna que el nihilismo de Constantine habria hecho que el test de paternidad diera positivo
saludos

PAblo dijo...

Muy amena esta biografía del Sr. Moore.

Impacientes Saludos.

ladilla verde dijo...

eres un puton, que lo sepas...porque te queda todo tan bien...jope...a pesar de todo me gusta mucho la biografía que estás exponiendo de Alan Moore.

Bruce dijo...

Una biografía muy currada, sí señor