1 de febrero de 2009

La Mitología de Mundodisco -¿Y quién es Om?-

Dicen que a los dioses les gusta jugar como al que más, pero con ellos la única certeza es que siempre harán trampas. Eso es algo que Pratchett nos repetirá hasta la saciedad, ya que será el recurso más útil para comprender como funcionan por ahí las cosas.

Como sabrá cualquiera de que haya leído al Maestro del Sombrero –los que no lo sepan, ya lo saben, nunca te acostarás sin saber algo nuevo- existen multitud de dioses, tantos que cada día se descubren unos cuantos. Como es lógico todos ellos no pueden ser adorados por igual, por ello se distribuyen en Dioses mayores y menores; está categoría se les da según el número de creyentes que posean, ya que la fe es lo único que les mantiene con vida. Sí, el famoso “daos la vuelta y no creed en él y desaparecerá”.

Como todo Mundodisco es un reflejo de nuestro mundo, sus dioses así lo son un reflejo de los nuestros, tienen desde Ofther el cocodrilo, La Dama, Io el Ciego –Odín, vamos- y por supuesto Om, todos ellos forma parte de un panteón que habita. Los dioses aquí pueden ser muy directos en dar sus mensajes, como bien saben en Efebia, donde reírte de determinado dios puede acabar con un rayo por listo.

Si los antiguos griegos están contentos con tener a sus dioses en el monte Olimpo con incursiones en el mundo de los humanos, en el Disco esta en Cori Celeste, el gran monte helado que sirve de eje. Podemos –o podremos, según le den por traducirlo, aunque esta humilde servidora ya se lo ha leído- ver como es el interior de la residencia de los dioses en The last hero, donde se verá como Cohen les querrá “devolver” a los dioses el fuego que le cedieron a la humanidad.

Podría pasarme días enteros hablando sobre el panteón del Disco, pero no hay mejor manera de hacerlo que leyendo sobre ellos, especialmente “Dioses Menores”, en la que nos enseñaran la reforma del Omnianismo, una de las grandes religiones que pueblan en el mundo de la Gran A´ Tuin.

Obviamente tienen sus templos, con sus sacerdotes, encabezados por el gran sacerdote de Io el Ciego. Una anécdota es que los magos y los sacerdotes son enemigos acérrimos y su deber es odiarse; pues bien, el archicanciller Mustrum Ridcully de más duración de la Universidad Invisible, lo que sería el jefe de los magos, es el hermano del gran sacerdote de Io el Ciego.

Centrémonos en la cuestión que aquí nos ocupa, los dioses, yendo sobre los más importantes:


-Io el Ciego: dios del trueno, jefe de los dioses. Aunque sea llamado “ciego” lo cierto es que tiene cientos de ojos que van por todo el mundo. Antes colaboraba con cuervos, pero lo de los ojos y los cuervos…

-La Dama: ella es de la cual no se puede decir el nombre, la que ayuda a los que pierden o no, según tenga el día. En palabras del Maestro, si alguien le construyese un templo seguro que un rayo lo destruía. No quiere admiradores, por eso es un rara avis entre el resto de los dioses. Su humano favorito para jugar es Rincewind.

-Ofther , el cocodrilo: de el se habla básicamente por sus templos y sus joyas, mayormente saqueados por Cohen el bárbaro.

-Om: ¿Cómo hablar de los dioses saltándonos este? Om es uno de los grandes por derecho propio, aunque cuando su religión se estableció la gente empezó a seguir la religión sin creer en él, por lo que perdió su poder. Así Om descendió a la tierra en forma de tortuga y con el poder de una de ellas. Cuando recuperó su poder ya había ganado un gran conocimiento de la naturaleza humana, por lo que desde entonces siempre ha sido un vigilante estrecho de sus fieles, creyendo en las fulminaciones ejemplares. Muy recomendable es no perderse su ristra de maldiciones.

Muchos más dioses son los que aparecen, pero sin a penas repercusión, por lo que no merece la pena hablar de ellos.

Espero haber dejado más o menos claro a los neofitos como funcionan las cosas por allí, también espero los entendidos no me odien. Así me despido del primer post de Mundodisco en esta blog sin más que desearos que Om os proteja a todos, o en su defecto, que no os fulmine.

1 comentario:

Mythos dijo...

Muy buen articulo. Sin duda el mejor dios que he conocido, Om, cuyos mandamientos y máximas son de lo mejor. Con un dios tortuga el mundo iría mejor xDD
Me entran ganas de pasar de estudiar y coger ya de una vez Rechicero de la estanteria. Y quiero Piromides y Eric xD